Ventajas de la poda en invierno

Poda invierno

La poda es uno de los aspectos más importantes que debemos tener en cuenta a la hora de pensar en la jardinería en casa, y considerando que cada vez falta menos para el invierno, queremos enseñarte algunos buenos consejos que puedan serte de utilidad, sobre todo aquellos relacionados con los motivos por los que se suele recomendar esta actividad en la parte más fría del año.

Para comenzar, lo primero que debes tener en cuenta es que muchas de las principales especies de árboles, arbustos, trepadoras y rosales se podan en invierno, y si bien en algunos casos también tenemos que ocuparnos de ello en el resto del año, se trata sólo de intervenciones superficiales que nada tienen que ver con esta actividad en las semanas que se aproximan.

Algunos de los elementos que forman parte de los árboles y que debemos podar en este momento para evitar problemas, tienen que ver directamente con las ramas secas, rotas y enfermas, además de aquellas que puedan llegar a molestar en el paso de las personas, las que hayan crecido demasiado en consideración del árbol o planta, y los rebrotes que hayan surgido de la misma raíz y que sean molestos. Claro, no olvides tampoco las flores y frutos que se hayan echado a perder.

Uno de los puntos fuertes que tiene la poda en invierno, está relacionado con el hecho de que al hacerlo en esta época del año, tenemos menos probabilidades de que el ser vivo vaya a verse afectado, ya que no le estaremos quitando hojas, porque no las habrá, o las habrá en menor escala. Incluso, en invierno los árboles cicatrizan mucho más rápido que en verano.

Luego, algunas otras ventajas que consideramos que tienes que tener en cuenta, tienen que ver con que la estructura de ramas se ve mejor sin hojas y facilita la poda para nosotros o el especialista que contratemos, además de que hay menos trabajo en otras áreas del jardín en invierno, y claro, que como decíamos así evitamos los cortes profundos que puedan dañar los árboles.