Aprovecha los desperdicios para proteger tu jardín

0

Buenos días amigos! En el espacio de hoy os daremos unas buenas ideas para aprovechar los desperdicios de la cocina y, al mismo tiempo, crear una buena protección para las plantas de tu jardín.

Con el buen tiempo, aunque ya acabe el verano, llegan muchas plagas y somos muchos de nosotros los que tememos por nuestras adoradas plantas.. además de insectos, pueden llegar otro tipo de animales.. y aunque muchos de nosotros recurrimos a ciertos repelentes, en ocasiones no es suficiente.

Si este es tu problema o simplemente prefieres buscar una solución más natural y además aprovechar los deshechos de tu hogar, aquí te dejamos algunas simpáticas ideas que os ayudarán a proteger vuestras plantas de plagas.

Todos los remedios caseros que detallamos a continuación se han realizado con desechos que vienen de la propia cocina como cáscaras de huevo, pomelo y otras cosas.

Las cáscaras de huevo, bien trituradas, son un espléndido aditivo para el abono que solemos echar a nuestra planta, pues las cáscaras contiene calcio y ayudan a airear el suelo. Muy útiles para aquellas personas que cultivan tomates.

Si tomas café, los desechos de éste son otro gran aditivo para el abono que solemos echar a nuestras plantas… pues los restos contienen nitrógeno que es bastante bueno para los tomate y pimientos y vegetales en general.

Para aquellos que os encantan los frutos secos, recordad no tirar las cáscaras.. ya que estas servirán para airear el suelo… eso sí solo las cáscaras nada más pues podría perjudicar a las plantas.

Los cítricos son elementos muy buenos para mantener ciertas plagas como los caracoles y las babosas bien lejos de las plantas. Puedes colocar algunas pieles de pomelo, naranja o limón cerca.

Por último te comentamos que utilices el picante, sí como lo oyes! Los residuos de tabasco, pimiento picante o cualquier otro alimento que contenga pincante.. al ser triturados y mezclados con agua será el menguje perfecto para añadir al abono y que nuestras plantas se desarrollen fuertes  y libres de plagas. 

Cuando tritures los restos de alimentos picantes y los mezcles con agua, echa el contenido en un pulverizador y le añades un poco a tu abono habitual.