7 consejos para cuidar los geranios en días calurosos

Las altas temperaturas que estamos sufriendo no son buenas para nuestra salud, pero tampoco para las plantas que necesitan de un mayor cuidado para evitar que se marchiten. Entre todas las plantas y flores, hoy nos queremos centrar en los geranios, unas plantas que adornas muchos balcones y que las altas temperaturas pueden suponer un importante problema para ellas.

Aunque se tratan de plantas a las que les gusta mucho el sol el y calor, en exceso puede ser muy dañino para ellas. Hay que decir que estos geranios pueden soportar importantes sequías temporales sin sufrir ningún tipo de daño debido a que sus tallos y hojas almacenan agua. A pesar de esto, en los meses de mucho calor, necesitan más agua de la habitual.

Veamos a continuación algunos consejos para mejorar su cuidado.

Riega a su debido tiempo

Los geranios necesitan agua para florecer y crecer. Por eso es importante asegurarse de que la tierra está suficientemente húmeda. Si el abono se siente fresco, no es necesario regar. Si está seco y caliente, merece la pena echar mano de la regadera. Si la tierra se está separando del borde de la maceta, ¡ya es hora de hacerlo!

En la mañana o en la tarde

 Por la mañana o por la tarde, cuando el sol está bajo en el cielo, se evapora menos agua al regar que durante las horas del mediodía. Es por eso que en esos momentos el geranio puede aprovechar mejor la humedad.

Directamente en las raíces

Lo mejor es sujetar la boquilla de la regadera directamente entre las plantas, muy cerca del suelo, para que el agua llegue donde es necesaria. Es más fácil plantar en recipientes con depósito de agua. Llenas el depósito directamente y las plantas se sirven solas. Consejo: Evita el agua fría del grifo.

Al menos un vaso grande por planta

El objetivo del riego debe ser empapar la tierra. Esto se consigue añadiendo aproximadamente un diez por ciento del volumen de la maceta en cada riego. En concreto, esto significa que una jardinera de 80 cm de largo necesita unos 2,5 litros. Si quieres saberlo con exactitud, puedes encontrar en Internet varias calculadoras de volumen para diferentes formas de maceta que te ayudarán a determinar la capacidad exacta. Si no, puedes utilizar simplemente un vaso grande de agua por planta como regla general. Importante: El exceso de agua debe poder escurrirse, pero la tierra seca también necesita tiempo para hincharse. No absorbe bien el agua, por eso recomendamos regar a sorbos.

Buena tierra

La calidad del abono para macetas influye en gran medida en la cantidad de agua disponible para los geranios. Un buen compost retiene muchas veces su propio peso en agua y sigue siendo estructuralmente estable gracias a una proporción equilibrada de poros gruesos y finos. Por tanto, un compost de alta calidad es bueno para las raíces.

El truco de la fertilización

Debido a la alta tasa de evaporación en épocas de calor, es mejor abonar dos veces por semana con la mitad de la dosis de abono líquido que una vez con la cantidad completa. No vierta nunca abono líquido en un suelo seco, ya que puede dañar las raíces.

¡Riega menos!

Puedes reducir la cantidad de riego que tienes que hacer dando a tus plantas una sombrilla o trasladándolas a un lugar más sombreado. Las macetas de color claro se calientan menos que las oscuras y las de arcilla vidriada evaporan menos humedad que las no vidriadas.

Ir arriba