Agua floral: ¿cómo prepararla de forma rápida y sencilla?

No basta con tener a nuestro piso ordenado y prolijo. También debe estar perfumado, preferentemente con el aroma que más nos gusta. Lo ideal para ello es crear tu propia agua floral, creada con la mejor combinación de flores de tu jardín.

¿Cómo hacer agua floral en mi casa?

Si te apetece la propuesta, pues manos a la obra. Consigue unos 400 milímetros de agua mineral, súmale trece cubos de hielo, unos cuantos pétalos de rosas (blancas, rosas o rojas) y un poco de aceite esencial de lavanda. Luego, una cazuela del estilo fondue, un bol de 100 milímetros de cerámica, un cuchillo, una tabla para cortar y finalmente un pulverizador y un embudo. Ya falta poco para tener tu propia agua floral.

Agua floral
Pixa Bay

Estos son los pasos a seguir: separamos los pétalos en una tabla para que se libere el perfume de las flores. Colocamos en la cazuela el bol de cerámica. En caso de que el recipiente flote, retiramos algo de agua. Picamos los pétalos y los desparramamos en el agua alrededor del bol. Luego, encendemos el quemador ubicado bajo la cazuela de fondue. También podemos hacerlo en el fogón, siempre que el fuego lo dejemos bien bajo. Ya falta menos para obtener nuestra agua floral.

Una vez que el agua comience a hervir, agregamos unas cuantas gotas del aceite esencial de lavanda que ya hemos conseguido para completar la mezcla. En caso de que no consigamos aceite de lavanda, también pueden sernos útiles los aceites de geranio o de “litsea cubeba”, los que nos serán de utilidad para conseguir nuestra agua floral.

Finalmente, cubrimos la cazuela con su tapa hacia abajo, Luego, ubicamos los cubos de hielo sobre la tapa. Este choque de temperaturas provocará que el vapor que sube de las flores se convierta en líquido para después caer dentro del bol de cerámica.

Luego de unos quince minutos, los pétalos de las rosas se encontrarán ya casi sin color y el bol de cerámica estará lleno de nuestra agua floral.