Árboles de frutos secos (Parte III)

Un artículo más en el que nos referiremos a las principales características de los árboles de frutos secos. Comenzaremos hablando de la nuez de Brasil.

Nuez de Brasil, Coquito de Brasil
Nombre científico Bertholletia excelsa.
Es uno de los árboles más altos en los bosques de la Amazonia. Crecen en forma natural y silvestre. Los frutos son grandes, cada uno de ellos pueden alcanzar entre uno y dos kilos, en los que se encuentran entre 12 y 14 coquitos por nuez. Los coquitos se pueden consumir crudos, tostados o salados. Se usan en la preparación de chocolates, helados, pastelería. Los árboles alcanzan la madurez y empiezan a producir fruta entre los 12 y 15 años, su cultivo estable recién se puede dar a los 30 años.

Árboles de frutos secos

Piñones
Nombre científico Pinus pinea.
Se trata de una conífera que puede alcanzar los 30 metros de altura. Soporta bien las sequías y las heladas. Las piñas llegan a madurar al tercer año o en la primavera del cuarto año después de aparecer. Los piñones son consumidos de forma directa y también se usan en algunos guisos.

Pistachos
Nombre científico Pistacia vera.
Se trata de un árbol pequeño que se desarrolla lentamente, la planta se caracteriza por ser longeva. Según algunos autores puede llegar a vivir hasta 300 años. Se trata de una planta bastante resistente a las sequías y a las altas temperaturas. No soporta el exceso de la humedad. Requiere recibir sol de forma directa. Esta es una de las pautas indispensables para que los árboles se mantengan sanos, productivos y vigorosos.

Tamarido
Nombre científico Tamarindus indica.
El Tamarido alcanza los 20 metros de altura. Requiere de zonas de climas suave, siendo sensibles al frío. El fruto se presenta en una vaina de tono café con forma curva o alargada. La pulpa de los frutos más jóvenes son ácidas, cuando maduran se vuelven más dulces, en ese momento se pueden usar en postres, bebidas o como botana.

Foto | Flickr