¿Cómo cuidar las rosas en otoño?

Si tienes rosas en tu jardín seguramente sean de las plantas preferidas de todas las que conservas, puesto que su belleza natural hace que se distingan del resto sobresaliendo humildemente. Sin embargo cuando el clima frío comienza a tomar protagonismo es necesario tener algunas precauciones para proteger las plantas de nuestro jardín, por eso aquí te comentaremos algunos secretos para cuidar las rosas en otoño.

¿Cómo plantar rosas en otoño?

Lo primero que debemos tener en cuenta es que el otoño es sin lugar a dudas la época más recomendada para preparar el suelo de nuestro jardín para recibir nuevos rosales. De modo que si aun no cuentas con rosas en tu jardín te proponemos que aproveches la oportunidad para arar la tierra a una profundidad de 40 centímetros para plantar tu primer rosal. Para una óptima experiencia agregar compost, estiércol, turba o musgo en el suelo para una mejor calidad de la tierra.

Cuidados-de-las-rosas-en-otoño
Fuente: Jardín Plantas

Otra de las cosas importantes a considerar es que esta época destaca como el momento indicado para plantar a raíz desnuda ya que el abono orgánico que colocamos pronto comenzará a descomponerse con la ayuda de la lluvia y humedad de la estación generando el ambiente perfecto para el crecimiento de nuestras rosas en otoño.

Cuidados de los rosales crecidos

Si ya cuentas con rosales hace un tiempo y el otoño ha llegado y quieres saber cómo cuidarlo entonces debes saber que en esta época es preciso alternar entre el abono orgánico y químico en un periodo promedio de dos semanas. Para ello agrega cada de vez en cuando quelatos de hierro puesto que esto hará que el follaje de tu rosal pueda mantener un color verde intenso. Asimismo, es conveniente agregar zinc cuando finaliza noviembre, de modo que la coloración de nuestras rosas sea mucho más fuerte.

Mientras que en noviembre nos dedicamos a renovar el suelo, en diciembre en cambio será necesario suspender el abonado, pues habiendo realizado todos los pasos anteriores llegó el momento de dejar que nuestros rosales descansen y comiencen a prepararse para lucir bonitos en la nueva temporada.