Cómo cultivar habas

cultivar habas

Si tienes un jardín, y últimamente te has interesado en cultivar habas en el mismo, entonces no podemos dejar de recomendarte que aproveches la próxima llegada del otoño, si te encuentras en el hemisferio sur, o que pase medio año en el hemisferio norte, para contar con estas interesantes plantaciones, que destacan especialmente por el poco mantenimiento que requieren durante todo el año, lo que es de agradecer.

En concreto, cuando hablamos de las habas, lo primero que debes tener en cuenta, es que se trata de plantas que son fáciles de cuidar, y que se adaptan muy bien a aquellas zonas frías, ya que tienen una resistencia muy superior a la de las plantas que no superan heladas. Incluso, otro elemento a favor es que las mismas se siembran de manera directa en el terreno, en aproximadamente un metro cuadrado.

Para hacerlo correctamente, debes tener en cuenta que conviene siempre sembrar de a cada dos semillas en cada golpe de siembra, atendiendo a que la profundidad del sembrado deberá ser de aproximadamente cinco centímetros en el suelo, y que recién podrás comenzar a recoger los frutos unos tres o cuatro meses después, lo que de todos modos tampoco es demasiado tiempo, en comparación a otras plantas.

En lo que hace al terreno ideal para la plantación de habas, no podemos dejar de considerar que el mismo debería tener una profundidad importante, de al menos unos 30 centímetros, de la misma forma que sobre el abono, es mejor que sepas que casi siempre está bien con alrededor de un abonado de un kilo y medio por metro cuadrado, conservando siempre la humedad del suelo.

Recomendándote siempre que evites encharcar el cultivo, y que de hecho conviene regarlo de menos que de más, también es bueno tener en cuenta que antes del mismo, es mejor remojar un poco las semillas, preferentemente un día entero antes de la siempre, quitando las vainas de la planta cuando estén listas para ser recogidas.

1 Comentario

Comments are closed.