Cómo cultivar menta ¿Te gustan las hierbas aromáticas?

Si quieres aprender a cultivar menta, aquí te dejo algunos consejos. Esta agradable hierba aromática te ayudará o será beneficiosa en diferentes áreas. De forma culinaria, hay muchos platos que la llevan. Por otro lado, también es buena para tomarla en forma de infusión. Por último es una gran idea para aromatizar parte de tus espacios. Además es una planta que alejará a los pulgones, a las hormigas y otra plagas.

Cultivar menta se puede hacer en cualquier época del año. Puedes hacerlo en la cocina. Al igual que con otras hierbas aromáticas, si la ubicas cerca de la ventana en una maceta, la cocina y otras estancias olerán muy bien. La menta se puede utilizar para muchas cosas diferentes. Además es una planta que requiere de pocos cuidados, por lo que es fácil de cuidar si no tienes mucha idea.

hojas de menta
Fuente: Andreas Kollegger

La forma más fácil de cultivar menta es hacerlo por esquejes, pero también se puede hacer a través de semillas. Esta planta se desarrolla de forma horizontal, así que escoge una maceta ancha y profunda. Te recuerdo que también la puedes plantar en el suelo. Si lo haces en maceta, ésta ha de tener un buen sistema de drenaje. Después llena el tiesto con sustrato de plantas que sea ligero.

Ahora ubica los esquejes de menta o bien las semillas (con las instrucciones que te indique el fabricante) Ubica tu menta en un lugar donde haga más bien sombra, aunque también se adapta a rincones donde de el sol de forma moderada.

A la hora del riego procura que la tierra permanezca siempre húmeda. El riego debe ser abundante pero evita encharcar la tierra. Procura regar más en época de crecimiento o verano, cuando la tierra es más propensa a secarse demasiado. Los brotes se recolectan tiernos, a medida que los vayas necesitando.

¿Cuál es tu hierba aromática preferida?