¿Cuáles son las principales ventajas de podar en febrero?

Aunque el invierno se alarga hasta el mes de marzo, se puede decir que es Febrero el último mes donde el intenso frío hace acto de presencia. Para el mundo de la jardinería, se trata de una fecha muy importante para mantener todas las plantas y árboles con vida. Realizar una poda en este mes es uno de los procesos que siempre debemos llevar a cabo en el caso de que contemos con arbustos, trepadoras, árboles ornamentales o frutales. Para conseguir la poda perfecta, la mejor solución es utilizar motosierras de poda que nos garanticen cortes perfectos y que no dañen a nuestras plantas y árboles.

No hay que olvidar que las plantas suelen hibernar desde que empieza la época del frío hasta la llegada de la primavera. Por este motivo, febrero suele ser un mes perfecto para la poda debido a que las temperaturas aún son frías pero más llevaderas que otros meses como pueden ser diciembre o enero. Gracias a este proceso seremos capaces de controlar el crecimiento, eliminar las partes de la planta que pudieran estar dañadas, además de dar fuerza para su brotación. Ahora bien, ¿cuáles son los principales beneficios de la poda en febrero?

Mayor facilidad a la hora de podar

Con el frío, es normal que las plantas y árboles vayan perdiendo sus hojas, dejando al descubierto las ramas. Esto facilita mucho el proceso de la poda, además de agilizarlo. Nos será más fácil ver las partes de la planta que hay que cortar y por donde hacerlo.

Decoración navideña

Otra de las ventajas que podemos encontrar a la hora de posponer la poda para el mes de febrero, es aprovechar la situación de las plantas y árboles para crear una decoracion navideña para jardin más sorprendente. Esto será posible gracias a que los árboles tendrán más follaje y más ramas donde poder colocar un mayor número de adornos acorde con esta época del año.

Más contenidos recomendados:
Jardinería en febrero: ¿qué nos toca durante este mes?

Plantas más sanas tras la poda

En la naturaleza nos podemos encontrar algunos hongos que aprovechan las heridas de los cortes en las plantas para infectarlas. En febrero, debido al frío, la acción de estos hongos se ve disminuida, por lo que se reduce el riesgo de infección. Además, gracias a las bajas temperaturas, las heridas en las plantas cicatrizan mucho más rápido que en con el calor. Con esto conseguimos importantes ventajas frente a enfermedades o parásitos que puedan dañar la planta.

Cuestiones estéticas

Será el momento perfecto para abordar cuestiones estéticas para que el jardín luzca con esplendor cuando llegue el buen tiempo. En el proceso de crecimiento, que va del invierno hasta el florecimiento, las ramas crecerán hacia donde les hemos guiado en la poda invernal.

Pérdida de savia

Hay muchas especies que pierden mucha savia por los cortes que se realizan durante la poda. Con el frío, esta pérdida de savia se reduce, por lo que hacerlo en febrero puede ser una muy buena opción para reducir al mínimo esta pérdida.

¿Qué opináis vosotros de la poda en invierno? ¿Cuándo soléis realizarla vosotros? Animaros y compartir con todos nosotros vuestros comentarios. ¡Os estamos esperando!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here