Cuidados de la Dionaea

La Dionaea muscipula, conocida mayormente por su primer nombre, es una variante en cuanto a las especies de las plantas que se suele hacer presente en una gran cantidad de ellas, siendo proveniente de los Estados Unidos, pero habiendo llegado al mundo entero gracias a una característica que la hace única en todo el planeta, como es el hecho de que se trata de la planta carnívora más famosa del mundo.

De hecho, esta especie consta de un rizoma, del cual salen las hojas en forma de roseta y crecen al nivel del suelo, el final de las hojas se encuentra formada por dos lóbulos y que forman la trampa con la cual agrede a sus presas, siendo increíblemente una planta bastante bella a pesar de la fama que se le puede adjudicar por su tipo de alimentación.

Lo interesante del caso es que, de todas formas, se trata de una planta realmente fácil de cuidar, que debería ser colocada en un sitio de sombra a ser posible, y teniendo en cuenta que dependiendo del clima, de todas formas, también puede aguantar el sol directo, con una exposición a los rayos solares diaria recomendada de cuatro a cinco horas.

Una de las cosas que debemos saber de la Dionaea es que esta planta sí hiberna, y que el invierno es el descanso de la planta, aunque siempre podemos facilitarle este período permitiéndole ubicarse en zonas con hasta un 70% de humedad, por lo que a veces conviene llevarlas al interior de la casa, y si bien no es una buena idea ponerlas al lado de la calefacción, un ambiente caliente siempre será mejor que el aire libre.

Luego, en verano, aunque el clima es caluroso, la humedad es lo importante para que la planta no se queme; y en cuanto al sustrato que debes utilizar es bueno que sepas que cuando es nuevo, no debemos apretarlo, de modo que es mejor dejarlo suelto, metiendo el rizoma dentro del mismo, y cubriéndolo posteriormente.