Cuidados para las begonias

Una de las plantas más utilizadas en los jardines es la begonia, pero como suele suceder en estos casos, es difícil que sepamos a ciencia cierta qué tipo de cuidados requiere la misma, de modo que, a continuación, vamos a analizar algunos de los principales, teniendo en cuenta, primero que nada, que se trata de una de las variantes más hermosas y exclusivas de las cuales podemos disponer, así que las recomendamos fervientemente.

Por este motivo, y si lo que queremos es cuidarlas para mantenerlas en buen estado y que crezcan más sanas, una de las primeras cuestiones que debemos tener en cuenta es la luminosidad a la que las mismas tienen acceso, considerando que tienen que estar asentadas en espacios luminosos, lo más posible, pero sin tener una exposición directa al sol, y tratando de que en invierno no se hallen por debajo de los 15 Cº.

Además, la humedad es otro de los factores muy importantes para poder ofrecerles una buena calidad de vida, y en este sentido debemos decir que cuanto más húmedo sea el sitio donde las colocamos, mejor será para ellas, de modo que tendremos que moverlas las veces que sea necesario, para asegurarnos de que se presenten en su mejor estado posible, tanto de salud como visualmente.

Por otro lado, en cuanto al riego, debemos tener cuidados con los encharcamientos ya que podemos estropear sus hojas y avivar hongos, de la misma forma que hay que evitar por todos los medios la acumulación de cal con agua, y en los meses de verano, para ser más precisos, conviene regarlas dos veces por semana, siendo que en las épocas de frío, con un riego abundante a la semana será suficiente.

Finalmente, en lo relacionado al abono líquido, debemos decir que es recomendable echar abono líquido cuando se produzca la floración, ya llegado el verano o en el final de la primavera, al menos una vez al mes; al tiempo que debemos asegurarnos que el suelo pueda asegurarle un buen drenaje a la planta.