Cuidados para la barbacoa en el jardín

La barbacoa, que en algunos sitios de Sudamérica sobre todo es denominada asado, o tiene algunos otros nombres más, se basa en el hecho de hacer carne asada sobre las brasas, en una parrilla fija o estacionada, que seguramente muchos de nosotros hemos desarrollado como práctica gastronómica en nuestros jardines varias veces. Por eso, a continuación vamos a mencionar algunos interesantes consejos acerca de los cuidados que debemos tener a la hora de utilizar estos artefactos.

Por ejemplo, con respecto al cuidado de los alimentos que vas a asar en la barbacoa, podemos recomendarte que si se trata de algunos más frágiles que la carne de vaca, como el pescado o las verduras, busques siempre una parrilla doble, de modo que puedas darle la vuelta a la comida sin el problema de que la misma se pueda llegar a quebrar al medio, lo que no afecta el sabor, pero si la observación final del plato, además de que pueden caer trozos a tu jardín, por caso.

Otro de los elementos que suelen ser buenos acompañantes de la barbacoa son los pinchos de madera. En este sentido, en tanto, debemos decir que es conveniente dejar los mismos reposando en agua hirviendo por espacio cercano a los diez minutos. De esta forma, cuando quieras tomar las brazas calientes utilizándolos, te asegurarás de que no exista una diferencia de temperatura tal, y que las chispas no salgan para todos lados, de modo que puedan quemarte, o a tus plantas.

Para finalizar, una vez que hayas dejado de utilizar la parrilla, lo que podemos aconsejarte es que prepares un compuesto de cuatro partes, tres de ellas de bicarbonato de sodio, y la restante de agua corriente, lo que te permitirá que quites la grasa con una facilidad inusitada, respecto a si lo intentas sólo con agua, con detergente, o con algún otro compuesto.