Cuidar una violeta africana: ¿cómo se hace?

Cuidar una violeta africana es algo que muchas personas se proponen y que sin embargo no todas logran, no por falta de ganas, sino en ocasiones de la información que puede ser necesaria en este tipo de casos tan específicos. El caso es que las violetas africanas son muy requeridas debido a que viven durante todo el año, y sus flores de colores como violetas, rosas, azules, rojas, blancas visten los hogares de un modo muy peculiar.

¿Cómo cuidar una violeta africana?

  • Riego cuidadoso: uno de los principales elementos que debemos conocer acerca de cómo cuidar una violeta africana tiene que ver con que si bien hay que regarla como a cualquier otra planta, no podemos mojar sus hojas y flores porque se dañan. Lo que debemos hacer en estos casos, además de no encharcarla por ningún motivo, es ponerla encima de algún recipiente o directamente un plato que contenga algunas gravas mojadas.
Cuidar una violeta africana
Wikimedia
  • Limpieza de flores: más allá de saber cómo cuidar una violeta africana, tenemos que entender que sus flores son de las más exquisitas que existen en cuanto a los cuidados, por eso si ves que tienen mucho polvo deberás quitárselo. Pero no se puede llevar adelante este procedimiento de cualquier forma, sino que tenemos que utilizar un pincel o un paño de seda, nunca con agua u otros líquidos que enseguida le van a provocar moho.
  • Trasplante y abono: y probablemente la fase más complicada a la hora de cuidar una violeta africana tenga que ver con el momento en el que notamos que su follaje poco a poco se está haciendo más espeso que antes. Es justo entonces cuando tenemos que trasplantarla a una maceta más grande, y luego una o dos veces al mes fertilizarla con abono para que crezcan más sanas y fuertes que de costumbre.

¿Ya has comprado la tuya para cuidar una violeta africana?