Flores gastronómicas: una tendencia chic de moda

Los principales restaurantes del mundo están adoptando poco a poco las flores gastronómicas como parte de sus más exclusivos platillos. Nosotros vamos a enseñarte cuáles son las más más utilizadas, y de qué forma puedes prepararlas tú mismo.

Flores gastronómicas 1
Wikipedia

Una nueva tendencia culinaria que hace furor

Todo el tiempo, los principales responsables de algunos de los restaurantes más importantes del mundo tienen que improvisar en algunos de sus más exclusivos platos para seguir conquistando a quienes se sientan en sus mesas. Una de las tendencias más interesantes en los últimos tiempos tiene que ver con el uso de las ya famosas flores gastronómicas, que ya se han instalado en Estados Unidos, Francia, y ahora también España.

En la mayoría de estos casos podemos encontrarnos con que estas flores gastronómicas casi siempre tienen que ver con el uso de las flores orgánicas, especialmente preparadas y cultivadas para ello, y que ocupan un espacio mucho más importante que el decorado. Es decir, si antes las flores gastronómicas se utilizaban solo para adornar los platos o bandejas, hoy podemos encontrar que muchas de ellas suelen ser consumidas como parte de las preparaciones culinarias.

En términos generales, y antes de destacar algunos de los casos más particulares de las flores gastronómicas que se suelen usar cada vez más en la cocina española, debemos decir que las más buscadas son la rosa mosqueta, violetas, flores de zapallo, flores de lavanda; y aunque algunas se consiguen en supermercados, la gran mayoría de ellas las tenemos que buscar en las tiendas especializadas de gastronomía o florestería.

Flores gastronómicas 3
Wikipedia

Principales flores gastronómicas

Calabazas

Una de las principales flores gastronómicas que hace más tiempo se utilizan son las calabazas, de las que debemos decir que poseen un delicado sabor dulce, y que en algunos países como Italia y México son realmente constantes en la cocina. Allí podemos observar estas flores gastronómicas formando parte de tamales, tortitas y sopas en el segundo de los casos, y como relleno de ravioles y croquetas en el primero de ellos.

Caléndulas

La segunda de las flores gastronómicas que podemos recomendarte es la de las caléndulas, que sobresalen entre otras opciones por su característico sabor amargo. Casi siempre las caléndulas se utilizan para aromatizar bebidas a partir de sus hojas, que podemos encontrarlas de colores amarillas, naranjas, marrones o bicolores, y también en algunos otros casos formando parte de ensaladas tanto dulces como saladas, o con postres que integren el huevo en su preparación.

Rosas

Una de las flores gastronómicas más usadas es curiosamente también una de las que más se suelen elegir para regalar. En este caso en particular se suelen utilizar las preparaciones dulces, por ejemplo con la rosa mosqueta de Bariloche. Algunas de las preparaciones más habituales en estos casos son las tartas y ensaladas de frutas por el lado de la gastronomía dulce; mientras que por el lado de los salados, suele acompañar las saldas de mariscos.

Claveles y clavelinas

Siguiendo con el repaso de las principales flores gastronómicas, nos encontramos con los claveles y clavelinas, que sobre todo se siguen utilizando como decorado por sus pétalos que tienen formas muy vistosas y de varios colores. En cuanto a sus usos ya sí dentro de las preparaciones gastronómicas, podemos observar que muchos restaurantes los han adoptado tanto en los casos de las ensaladas de frutas como servidos solo con una crema.

Tulipán

Y terminamos de repasar las más importantes flores gastronómicas en este caso con los tulipanes, que poseen una enorme ventaja por encima de muchas de las otras opciones que podemos encontrarnos en estos días. El punto fuerte de los tulipanes tiene que ver con que en esta planta casi todo es comestible, de forma que se utilizan los bulbos pero también las flores en distintas preparaciones culinarias.

Flores gastronómicas 2
Wikipedia

Flores tóxicas, prohibidas para la ingesta

Y si hemos hablado de las flores gastronómicas que son recomendables y cuáles son sus usos más normales, no podíamos dejar de mencionar aquellas que se encuentran completamente prohibidas, que en realidad vienen a ser prácticamente todas las que no son cultivadas orgánicamente en condiciones especificas, y que pueden estar expuestas a agentes contaminantes que provoquen daño al ser humano.

Por mencionar algunos casos específicos, tendríamos que hablar del azafrán de otoño, el iris, el lirio o azucena del valle, la adelva y la glisina, así que mejor que te mantengas alejado de cada una de ellas, por tu seguridad, y la de tus comensales.