Jardines sostenibles

A lo largo de la historia el paisajismo se ha enfocado en la creación de espacios bonitos, lamentablemente en muchos casos no se ha tenido en cuenta el impacto en su entorno y el gasto que supone a la hora del riego de cultivos de especies. Este gasto no tiene demasiado que ver con el clima en que se encuentre el jardín.

Para evitar este tipo de problemas se empezaron a tomar medidas en la planificación de jardines, que se enfocan principalmente en la sostenibilidad. En muchos casos se empezaron a usar técnicas pertenecientes a la xerojardinería, un sistema que practicaban los árabes en la Península Ibérica cuando creaban sus impactantes jardines.

Jardines sostenibles

Gracias a estos métodos se busca crear jardines que se mantengan de forma autónoma, mediante el el uso de especies xerófilas y la plantación orientada al incremento de humedad.

Un punto muy importante en los jardines sostenibles es la introducción de plantas autóctonas, que sean resistentes a las condiciones climáticas de cada zona del planeta. Todas las acciones que se deben realizar en un jardín de este tipo deben influir las unas sobre las otras, podemos decir que se trata de acciones cíclicas y tienen el fin de influir en el desarrollo autónomo del mismo, de manera que el riego y la poda son prácticamente inexistentes.

Los jardines sostenibles se valen de técnicas y recursos disponibles para crear espacios verdes que vayan adquiriendo el valor con el paso del tiempo y, de manera equilibrada, buscan la madurez del desarrollo natural del espacio.