Las macetas de barro

Cuando comenzamos a pensar en un jardín, lo primero que se nos viene a la mente seguramente sea el césped, y luego una gran cantidad y variedad de plantas de todo tipo. Sin embargo, hay habitantes silenciosas de esta parte de la casa, como son las macetas de barro, que uno muchas veces hereda, pero que no sabe s realmente conviene tenerlas allí, o hasta que punto es saludable plantar en ellas y no en el pasto.

La verdad es que las macetas de barro son uno de los elementos más recomendados por los especialistas en la materia, siempre que querramos tener un jardín lo más natural posible. Y por este motivo, aunque muchas personas suelen despreciar la idea de tener macetas en su propio jardín, la verdad es que con algunos cuidados podemos llegar a obtener grandes resultados a partir de su presencia en nuestra casa.

En este sentido, debemos decir que más allá de que se diga que las macetas de barro tienen una duración muy reducida, o del mismo modo, que se perjudican especialmente de las lluvias, la verdad es que con un poco de cuidados, como esmaltarlas tan pronto las compramos, podemos lograr que el agua se deslice a través de ellas, pero sin llegar a afectarlas de ningún modo.

Incluso, eso ayudará a que agua del regado no se pierda y las plantas se mantengan en un mejor estado. Además, se trata de una de las pocas creaciones del hombre realmente pensadas para el exterior, y para la superviviencia de las plantas allí mismo, y aunque el barro pueda parecer frágil, es perfecto porque no permite que ni el verano ni el invierno las afecte.

Finalmente, tampoco podemos dejar de mencionar que un jardín con algunas macetas de barro logrará verse mucho más bello que en condiciones normales, y además, siempre puedes mover las macetas para llevar la belleza de éstas plantas con flores al rincón de la casa que más te guste.