Plantas peligrosas

Existen algunas plantas que pueden ser peligrosas para tenerlas en el jardín, especialmente si tenemos niños pequeños o mascotas que pueden tocarlas o ingerirlas. En el artículo de hoy nos referiremos a aquellas especies que es mejor no tenerlas, a pesar de resultar muy bonitas a la vista.

Ricino
Nombre científico Ricinus communis
Se trata de un arbusto con tallo grueso y leñoso, las hojas pueden tener un tono rojo púrpura oscuro. En ocasiones se pueden ver cubiertas con un polvo blanco parecido a la cera. El fruto del ricino tiene forma de globo, se presenta cubierto de abundantes púas que le dan el aspecto erizado. Las semillas de estos frutos son muy tóxicas, por contar con un componente denominado ‘ricina’. Su ingesta, aunque sea en pequeñas cantidades, puede resultar muy peligrosa para el organismo.

Plantas peligrosas

Belladona
Nombre científico Atropa belladonna
La belladona es un arbusto muy resistente que pertenece a la familia de las Solanaceae. Tiene sus orígenes en Europa y en el norte africano. Lo mismo que sucede con las Daturas, este tipo de planta es mencionada en muchas fábulas y mitos.

Se la puede encontrar en diferentes relatos del antiguo Egipto, en esa civilización era usada como narcótico, luego los sirios la comenzaron a utilizar con el fin de evitar los pensamientos triste. En la Edad Media las mujeres se trotaban los frutos de belladona debajo de los ojos para obtener beneficios estéticos, su uso les generaba una marcada dilatación de las pupilas.

La belladona es una planta venenosa capaz de generar cuadros alucinatorios y de delirio. El peligro deriva de sus alcaloides, como la hiosciamina, atropina, escopolamina.