Recolección de plantas aromáticas (Parte II)

Seguiremos brindándote consejos para que puedas conservar por más tiempo las hierbas aromáticas de tu jardín.

Secado usando el horno

En estos casos deberás lavar y secar suavemente las ramitas. Coloca las hojas y las ramitas sobre un papel de cocina sobre un plato. Colócalo en el horno microondas por dos minutos a la potencia máxima. En el caso de usar un horno clásico deberás colocar sobre la rejilla cubierta con papel aluminio. Mantener el horno a 50 grados con la puerta un poco abierta por dos horas.

Plantas aromaticas

Ten presente que la hierbas que ya estén secas deberán notarse crujientes al tacto y tener una textura similar a la del papel.

Cuando las hierbas ya estén secas lo mejor es conservarlas en tarros herméticos en un lugar oscuro y fresco. Recuerda usar etiquetas para identificarlas y la fecha en que las recolectaste. Si tu cocina no es demasiado húmeda podrás conservar los ramilletes colgados y usarlas directamente cuando lo necesites.

Otra alternativa es congelar las hierbas, especialmente cuando quieras consumirlas frescas. Algunas de ellas, como la albahaca y el perejil se pueden conservar mejor si son congeladas en lugar de secas. Para congelarlas te aconsejaremos dos métodos.

Congelar las hierbas en tabletas. En este caso deberás hervir por un minuto las hierbas y sus tallos (todas menos la menta y la albahaca que se congelan sin tener que hervirlas). Secarlas con un colador y dejarlas que se escurran mientras se van enfriando.

Luego las deberás colocar enteras o cortadas en bolsas para congelar alimentos. De esta forma se pueden mantener por 6 meses. Si no tienes bolsas especiales podrás usar una tableta que tenga un centímetro de espesor y envolver papel aluminio. Así se podrá congelar rápidamente y cuando vaya a usar se deberá cortar trozos sin tener que descongelar todo.

Otra manera de conservar las hierbas aromáticas congeladas es mediante cubitos. En este caso deberás picar las hierbas y mezclarlas con un poco de agua. Llena las bandejas o las bolsas de cubitos. Una manera muy sencilla que te permitirá contar con hierbas frescas. Cuando lo vayas a usar deja el cubito en un colador dejando escurrir antes de emplearlo o colocarlo directamente en la olla de cocción.

Foto | Flickr