Semillas del tomate: ¿cómo conseguirlas fácilmente?

Las semillas del tomate son sumamente apreciadas en la cocina, sobre todo porque son las que permiten que el año que viene tengamos cultivos nuevos, y en este caso queremos enseñarte un sencillo truco que a mucha gente le cuesta bastante: el que nos permite quitar las semillas del tomate de forma fácil y sencilla, sin dañarlas para que luego sirvan para cuando las cultivamos.

¿Cómo extraer las semillas del tomate?

En efecto, las semillas del tomate son el principal elemento para conseguir los planteles del año siguiente y aunque muchas tiendas las venden ya preparadas, si tenemos tomates en casa o en el jardín, es mejor aprovecharlos para no gastar. Para ello, tienes que buscar tomates maduros, de esos que tienen buen tamaño, además de plantas sanas y fuertes, y conseguir algunos utensilios como un cuchillo, un colador y una cucharilla.

Semillas del tomate
Wikipedia

Cuando tengas todos los elementos necesarios para extraer las semillas del tomate, el paso siguiente tiene que ver entonces con partir el tomate por la mitad, sacando las semillas de los lóculos con ayuda de los dedos o una cuchara pequeña para no dañarlos. Luego, ponemos las semillas con el resto del tomate en un tarro de cristal y agua, y cuando aparezca moho blanco luego de dos días, ya estará completamente fermentado.

Completado todo el proceso anterior, lo siguiente es pasar las semillas del tomate por un colador y lavarlas bien, limpiándolas directamente debajo del grifo. Cuando las hayamos secado, para lo cual podemos usar papel de cocina o un periódico, y mejor al sol, las guardamos, y las dejamos allí hasta la siguiente primavera, que es cuando podremos volver a cultivarlas, y como ves no falta demasiado tiempo para llegue el momento.

¿Has plantado alguna vez a partir de las semillas del tomate? ¿Cuál es tu técnica para extraerlas y luego cultivarlas?