Un jardín en casa es un tesoro que nos mantendrá sanos y felices

Pocas cosas pueden tener un hogar que mejoren la salud y produzcan más beneficios a nuestra mente que un jardín. Sin lugar a dudas, quien tiene un jardín tiene un verdadero tesoro, pues ofrece un palacio natural de paz y armonía donde descansar, donde dejar vagar la mente sin intención ni propósito, donde extasiarnos con la contemplación de la belleza que solo la naturaleza puede ofrecerte, además de ser un gimnasio perfecto para mantenernos en forma con una actividad física diaria que nos reporta placer y no requiere demasiado esfuerzo.

Para que un jardín ofrezca todo su potencial, para que nos relaje y sirva de espacio de esparcimiento, pero a su vez sea hermoso y agradable, necesita de una serie de cuidados constantes, que serán, por otra parte, una buena forma de hacer ejercitarnos y mantenerse en forma.

Otra opción es contratar a profesionales en el mantenimiento de jardines para que esté siempre en perfectas condiciones y tener este rincón solo para descansar y disfrutarlo, ofreciendo un aspecto inmejorable. Haz clic sobre el enlace que acabamos sugerir para redirigirte a la web de viveros Ferca, los verdaderos especialistas en jardines en Ciudad Real.

Pero si eres de los que prefieren entretenerse en estos trabajos, si eres de los que encuentran un verdadero placer en la abstracción que ofrece la plantación, el riego, la poda, el cuidado del suelo… de tu jardín, tal vez te sean de ayuda estos consejos que vamos a ofrecerte a continuación.

Consejos para tener el jardín de tus sueños

Son muchos los cuidados que un jardín necesita, pero si, como decimos, disfrutas de esta afición, si esta es tu forma de desconectar de los problemas del mundo, con paciencia, información y buen hacer no dudamos que en poco tiempo podrás sentarte a contemplar una obra de arte construida a partir de materia viva.

Más contenidos recomendados:
Los mejores jardines turísticos del mundo

La zona de descanso

Sin lugar a dudas, todo jardín debe tener una zona dedicada a la pereza, al más absoluto descanso, a tumbarse las horas muertas y disfrutar del frescor que ofrece el jardín y sus agradables aromas silvestres. Esta es la zona dedicada al césped, por lo que tendremos que ser cuidadosos con el tipo que elijamos, que dependerá de factores como el tiempo de sol directo que recibe (Bermuda), las horas de sombra que tenga (Dichondra) o bien para aquellos terrenos donde se reparten las horas de sol y de sombra (Gramillón).

La cantidad de agua

Esta parte es con diferencia la más importante y la que menos controlamos los jardineros sin experiencia, no sabemos encontrar el equilibrio perfecto y en ocasiones secamos nuestros setos y en otras arruinamos una plantación de hortensias por exceso de agua. Debemos tener en cuenta el tipo de césped para empezar, pues es una de las plantaciones que más agua se lleva, pero también las características del terreno y del clima. Lo más recomendable es regar a última hora de la tarde para evitar la evaporación excesiva y mantener el terreno con cierto grado de humedad, por lo que 2 veces a la semana durante 15 minutos puede resultar una buena media, excepto si vivimos en el sur, en cuyo caso deberemos ampliar las veces a cuatro, sobre todo en verano, cuando requiere agua casi todos los días.

Los perros

Si eres de los que además de tener frutales, algún cultivo, setos delimitando zonas, flores que bañen con sus aromas el lugar y embellezcan el jardín con su presencia, tiene uno o más perros, hay algunas consideraciones que debemos tener en cuenta, pues además de cuidar a nuestra mascota con una empresa de confianza que nos asesore sobre alimentación canina y ofrezca servicios higiénico sanitarios  y planes periódicos de mantenimiento, como nos ofrecen desde I Love Perros, el centro especializado en nutrición animal y estilismo, también tendremos que proteger nuestras plantas. Sobre todo si es cachorro o de una raza muy nerviosa, deberemos crear una zona de juegos específica para él, cuidar de no plantar plantas que supongan un peligro para su salud y reservar un área donde tendrá que acostumbrarse a realizar sus deposiciones.

Más contenidos recomendados:
Cuidatujardin.com, tu blog de jardinería

Estudiar

El proceso de aprendizaje para conseguir tener un jardín bonito es largo, pero muy interesante, no debemos nunca dejar de aprender, pues cada planta, cada árbol necesita sus propios cuidados. Debemos aprender a fertilizar el suelo cuando este lo requiera, cortar la hierba, cuidar las flores, saber cómo plantar y cómo trasplantar, podar, proteger el jardín ante posibles plagas, elegir los mejores lugares para plantar según la planta o el árbol, saber guiarlos en su desarrollo, elegir las herramientas adecuadas para cada trabajo, seleccionar plantas para que la cercanía con otras no dañe a ninguna (algunas son incompatibles). Planifica, en definitiva, todo el desarrollo de tu jardín, incluyendo caminos y elementos decorativos como las luminarias. No dejes nunca de estudiar y aprender, pues gracias a esta formación obtendrás más fácilmente los resultados que esperas en tu jardín particular.