10 Cuidados básicos para cuidar un bonsái -Parte I-

Si quieres aprender a cuidar un bonsái, estos pequeños árboles al que dedicándoles tiempo obtendremos bellos ejemplares, aquí te dejo 10 estupendos consejos. Son básicos para casi cualquier tipo de bonsái ¿Qué te parece?

Es importante informarte bien, sobre la especie que vayas a cultivar o a comprar de cualquier planta que tengas. Es la única manera de que se desarrollen sanas y fuertes. En el caso de estos árboles, aquí te dejo 10 consejos que divido en 5 para aprender a cuidar un bonsái ¿Qué te parece?

Bonsai
Fuente: Johann Dréo

Consejos para cuidar un bonsái

1. Es importante retirar el exceso de savia de las ramas del árbol. Normalmente cuando esto sucede es porque las raíces que alimentan las ramas, están perjudicadas. Puede que estén muriendo. Esto puede venir provocado porque no hayas mojado bien el cepellón. También puede deberse a podar incorrectamente el bonsái. De esta forma intenta regar adecuadamente y trasplantar tu bonsái periódicamente. Ademas si tu planta no cicatriza bien, después de la poda, compra pasta selladora para aplicarla.

2. Es importante tener paciencia y dedicar unos minutos diarios, a comprobar el estado en el que se encuentra tu bonsái. El tiempo de dedicación es muy útil, para que se desarrolle correctamente.  Comprueba la humedad de la tierra, comprueba el estado de sus ramas, vigila si hay que podarla. Observa además, si las hojas tienen manchas o hay algún problema.

3. Procura respetar las épocas adecuadas, para trasplantar el bonsái. También debes respetar el tiempo adecuado para podar la planta y todo lo que tu árbol necesita. Intenta mejorar tus técnicas de poda. Además infórmate para hacerlo todo correctamente.

4. Lo suyo es cultivar a tu árbol en solitario. Procura no mezclar éste, con otro tipo de especies. Piensa que una de ellas es probable que sea la invasora y no querrás que colonicen a tu pequeño árbol. Además esto te puede acarrear problemas de cultivo.

5. Por último busca un lugar bonito para tu bonsái y, cuando vayas a regar o a podar, entre otras cosas, no lo muevas. Evita mover, en la medida de lo posible, tu árbol. No significa que no puedas hacerlo, sino que no debe ser algo constante.  Además procura buscarle un lugar fresco por la noche, en la ventana o en exterior si lo necesita. Te recuerdo que el esta especie puedes cultivarla tanto en interior, como en exterior (aunque prefieren el exterior)