6 tips para conservar durante más tiempo un ramo de rosas

La rosa es una de las flores mas hermosas que nos podemos encontrar, además de ser una de las más elegidas a la hora de regalar un ramo de flores. Su gran variedad de colores hacen que sean perfectas para cualquier ocasión. Por ejemplo, se puede regalar ramos de rosas grandes para demostrar nuestro amor hacia una persona, o ramos algo más pequeños con los que decorar una celebración.

El problema que nos podemos encontrar es que la belleza de esta flor es efímera, una belleza que se va perdiendo con el paso de los días, aunque es posible conseguir que dure mucho más tiempo aplicando una serie de sencillos consejos para ello. Si queréis aprender a conservar durante más tiempo un ramo de rosas que os regalen, seguir leyendo porque compartimos con vosotros algunos consejos que os serán de gran utilidad.

ramos de rosas

Cortar los tallos de las rosas

Aunque lo más habitual cuando se recibe un ramo de rosas es meterlas en agua, lo primero que deberíamos hacer para una mejor conservación, es cortar los tallos para que absorban mejor el agua y los nutrientes. Esto es debido a que con el paso del tiempo, los cortes cicatrizan, al igual que ocurre con nuestras heridas. Debido a este proceso de cicatrización, lo más recomendable es cortar los tallos cada uno o dos días.

Además de cortar de realizar cortes de forma periódica, es importante la forma en la que lo hagamos. Este corte debería ser en forma diagonal. De esta manera la flor tendrá más superficie por donde absorber el agua.

Retirar los pétalos marchitos

Realizado el paso anterior, aún no es el momento de meterlas en agua. Antes de eso, es necesario revisar cada una de las flores en busca de posibles pétalos marchitos. Si los encontramos, deberemos retirarlos. También habrá que eliminar aquellas hojas que puedan estar en contacto con el agua para evitar la aparición de bacterias que acaben con las rosas.

Meter las rosas en agua

Ahora sí, ya que las tenemos listas, el siguiente paso será meterlas en un jarrón o cualquier otro recipiente con agua, asegurándonos de que los tallos quedan completamente sumergidos. Cada día, acuérdate de revisar el recipiente para ver si es necesario añadir algo de agua, ya que las flores siguen vivas y la absorberán, descendiendo el nivel del agua.

Cambiar el agua de forma regular

Con el paso de los días, es normal que el agua se vaya poniendo fea, apareciendo ciertos microorganismos que pueden afectar a la salud de la planta. Para evitar esto, es recomendable cambiar el agua del recipiente de forma habitual, limpiándolo si fuera necesario. En el caso de no poder cambiar el agua durante unos días, unas gotas de lejía nos ayudará a evitar la aparición de las bacterias.

Evitar la luz del sol directa

La luz es fundamental para la salud de cualquier planta, pero que la luz del sol incida de forma directa sobre ellas no siempre es lo más recomendado. Esto ocurre con las rosas, donde una luz directa puede acabar con ellas. Debido a esto, es importante acertar donde se colocará el ramo de rosas. Debería ser una zona bien iluminada pero que no reciba luz del sol directa.

Alimentarlas por medio del agua

Por último, para conservar durante más tiempo un ramo de rosas, es importante añadir algo de alimento al agua. En cualquier floristería podréis encontrar productos para un mejor cuidado de las rosas.

Además de estos tips que hemos compartido con todos vosotros, ¿qué otros consejos daríais a aquellas personas que quieren alargar la vida de los ramos de rosas? Animaros y compartir con todos nosotros vuestros comentarios. ¡Os estamos esperando!

Ir arriba