Ante los problemas de suministro, ¿cuándo y cómo instalar nuestra piscina?

La crisis en el suministro de materias primas ha empezado ya a causar estragos en el sector de las piscinas. Contando con materiales tan ventajosos y adaptativos como la fibra, una situación frente a la que cabe actuar con la mayor antelación posible. Especialmente, para asegurar la instalación de nuestra piscina para el próximo verano.

Avanzarse a los problemas de abastecimiento

El aumento de la demanda de piscinas, junto a la escasez de materias primas que sufrimos en diferentes sectores, auguran graves problemas de suministro para el 2022 como ya ha sucedido en el año que termina. 2021 ha sido un año en el que no sólo ha aumentado la demanda de piscinas de fibra, sino que también muchas empresas no han podido servir a tiempo por la escasez de materias primas derivada de la pandemia. Y aunque el verano parece que aún queda lejos, lo cierto es que el sector es consciente de que este problema no ha desaparecido, y lo que es peor, Europa en general seguirá teniendo problemas de abastecimiento durante todo 2022.

Ante esta situación, sin todavía expectativas de estabilización, ¿qué podemos hacer para asegurar la compra de nuestra piscina? Pues si queremos disfrutar de nuestra nueva piscina el próximo verano lo que tenemos que hacer es no esperar a la primavera para tomar la decisión, pues seguramente será difícil que nos instalen la piscina a tiempo o incluso que podamos comprar el modelo que necesitemos. En todo caso, adelantarse es siempre una buena idea, y así lo han entendido en Freedompools (fábrica de piscinas de fibra para toda Europa). Por eso nos proponen adelantar nuestra compra, para asegurar así nuestra piscina.

¿Cuál es la opción de piscina más idónea?

Escoger el material perfecto para nuestra piscina es a menudo parecido a elegir entre papá y mamá. Aunque, si profundizamos en sus características, veremos que cada material tiene su pro y su contra. Si bien algunos de los materiales más usados en su construcción parecen estar ligados a conciencia a las piscinas —como los azulejos, el gresite o, más hoy día, la madera—, algo que debemos tener en cuenta es cuánto puede demorarse su construcción. Además, por supuesto, de tener en cuenta su resistencia al deterioro. Motivo por el que son muchos los que se decantan cada vez más por un material muy concreto.

Las piscinas de fibra han aumentado sus ventas exponencialmente en los últimos años gracias a sus beneficios frente a otro tipo de piscinas. La durabilidad, estanqueidad, acabados y otros factores son determinantes a la hora de elegir una piscina. Asimismo, con una piscina de fibra podemos evitar, entre otros, fisuras o fugas, así como largos tiempos de instalación y obra. Lo que resulta muchísimo más cómodo si planeamos tener nuestra piscina a punto a la mayor prontitud posible. Especialmente, y como sucede con las minipiscinas, dado que tan sólo será preciso excavar el hueco donde se instalará el espacio más divertido del verano.

Ventajas de las piscinas de fibra

Como se ha mencionado, uno de los factores clave del uso de este material para la construcción de una piscina es su ubicuidad. Sin embargo, existen otras ventajas que cabe destacar, como por ejemplo su instalación en muy pocos días. Según la antes mencionada Freedom Pools, bastando con 72 horas si las condiciones del terreno y meteorológicas son las adecuadas, además de contar con más de 30 años de garantía estructural. Añadiendo también, y de gran relevancia para quienes quieren disfrutar de su piscina al máximo, la granvariedad de acabados que permite la fibra para gusto y disfrute del bañista doméstico.

Además, y para quienes recelen de esta tipología de piscinas frente a los materiales más convencionales, cabe destacar que la fibra es también antideslizante, por lo que no tendremos que preocuparnos de no caer o resbalar. Cuanto a sus dimensiones, en función del lugar de instalación —pero recordando que las minipiscinas tienen cabida en pequeños jardines y patios—, la fibra también nos permite una gran versatilidad. De este modo, podemos encontrar todo tipo de geometrías que van desde las piscinas enforma de riñón, como también rectangulares y cuadradas. Sin envidiar nada a los otros materiales, pudiendo contar con hidromasaje y climatización.  

Entonces, ¿cuándo la instalo?

Si bien el uso preferente de nuestra piscina tendrá lugar sobre todo en verano, nadie quiere comprometer sus vacaciones con una obra en casa —aunque sea breve. A ello se suma también la comentada situación de desabastecimiento, lo que podría dificulta todavía más su construcción. Es por ese motivo que la opción más recomendable es reservar lo antes posible nuestra piscina. Siendo lo más sensato si no queremos quedarnos sin piscina en caso de haber planeado su construcción durante los meses venideros.

A pesar de los problemas de suministro, algunas empresas se han adelantado a los acontecimientos consiguiendo la capacidad de asegurar la materia prima si la reserva se efectúa con premura. En el caso de Freedom Pools, antes del mes de marzo de 2022, año en que aún permanecerá el desabastecimiento, si no se prolonga hasta 2023 como advierten algunos economistas. En definitiva, si queremos disfrutarla para el verano, no hay otra que ponerse en marcha y reservar nuestra piscina asegurando así su presencia en casa las próximas vacaciones.

Ir arriba