Cómo teñir flores fácilmente ¡Anímate!

Teñir flores puede ser muy sencillo, de hecho existen diferentes técnicas para hacerlo y todas con un buen resultado. Si quieres aprender a hacer esta actividad, sigue leyendo y verás qué fácil es. Te comento además, que se puede dar color tanto a flores secas, como a flores secas. Tu escoges la opción que prefieras.

Teñir flores te ayudará a crear ramos imposibles o decoraciones completamente originales y espacios totalmente personalizados. La fórmula que recomiendo para teñir flores frescas, es hacerlo con agua y colorante alimenticio u otro tipo de tinte natural que no dañe la planta. Eso sí, para que el tinte se note es mejor que escojas una especie cuyos pétalos sean de color blancos o claros.

rosas azules y amarillas
Fuente: SABET Sabet

Mientras más claros o blancos sean estos pétalos, más notarás el color y tonalidades más fuertes alcanzarán. Además te comento que puedes escoger cualquier tipo de flor, no hay problema con ninguna. Rosas, margaritas, orquídeas… cualquiera que te guste puede ser cambiada. Se notarán más en las de pétalo claro.

Aclarado esto, para teñir las flores solo te hace falta un recipiente con agua y una flor, la que sea. Luego corta su tallo con unas tijeras de forma oblicua, esto es importante. Por el pico restante el agua podrá absorberla mucho mejor, que si el corte es completamente recto. Luego añade a este agua unas gotas de colorante líquido vegetal del color que quieras o bien colorante alimentario. Puedes echar tantas gotas como quieras y además, también puedes combinar los colores, para llegar al que tu necesitas.

Añade unas cuantas gotas o un par de cucharadas. Luego deja que la flor se quede en el recipiente durante horas. Verás cómo va adquiriendo poco a poco la tonalidad del colorante. A medida que pase el tiempo, más color cogerá. Si quieres que se vea de una tonalidad más fuerte rápidamente, añade más colorante al agua y deja la flor reposar más tiempo.

¿Te gusta teñir las flores? ¿Qué te parece esta idea?