Consejos para el mantenimiento de los adoquines

En muchos jardines, especialmente en los de las casas antiguas, podemos ver adoquines que decoran el suelo. Su nombre proviene del árabe ad-dukkân y significa ‘piedra escuadrada’. Se trata de piedras o bloques que han sido labrados de manera rectangular que se usan para la construcción de pavimentos.

Este material de construcción ha sido usado por largo años por su resistencia. Normalmente miden unos 20 centímetros de largo y unos 15 centímetros de ancho. El tamaño responde a la necesidad de ser manipulado con una sola mano.

Mantenimiento de adoquines
Fuente: Manuel

Los adoquines se originaron hace cerca de 25 siglos. Fueron los romanos y los cartagineses que los usaban para la construcción de las calles porque eran fáciles de colocar y muy durables. Se podría decir que se usaron de manera frecuente hasta el siglo XIX cuando aparecieron otros materiales más económicos.

A pesar de haber entrado en desuso es normal encontrarlos aún en jardines y patios.

Diferentes tipos de adoquines

Encontraremos diferentes tipos de adoquines, entre ellos los conocidos como cruz de tabasco. Cada uno de ellos llega a pesar hasta 8 kilos y en un metro cuadrado unicamente entran 20 piezas. Sus tonos más característicos son el gris natural, el negro y el rosa.

Los adoquines rectangulares se usan para zonas de tráfico ligero. Los adoquines de guarnición son los más comunes de todos.

Mantenimiento de los adoquines

Para que el suelo de adoquines se mantenga a través del tiempo en optimas condiciones deberá tener ciertos cuidados. Por ejemplo su diseño. También se debe tener en cuenta la necesidad de tener las juntas de los adoquines llenas de arena.

Si tienes la sensación de que se están uniendo se tendrán que levantar, arreglar el problema que genera su hundimiento y volver a colocar dejándolos lo suficientemente altos para que al ser compactados tomen la altura correcta.