Suelo para arboles frutales

Los frutales necesitan de un suelo fértil para brindarnos sus frutos, el suelo en donde se ubiquen deberá ser profundo, con una estructura esponjosa, tendrá que tener una buena capacidad para retener el agua y un óptimo drenaje.

Es ideal que el suelo para árboles frutales contenga altos contenidos en minerales, sea rico en materia orgánica, no sea salino, el pH debe ser entre 6 y 7, no debe estar infectado por hongos, gusanos ni malas hierbas.

Es necesario que el suelo no se encuentre encharcado, por eso se deben tomar medidas específicas en los suelos arcillosos. Si es necesario se deberá dar la pendiente necesaria al terreno para que el agua se escurra.

Árboles frutales

Para mejorar un suelo con mal drenaje se pueden colocar tubos de drenaje, aportar una buena dosis de arena, aportar materia orgánica, elegir las especies que mejor resistan a las condiciones asfixiantes.

Los suelos deben ser profundos, los que tienen una roca dura de medio metro de superficie impenetrable para las raíces no son los adecuados. Para solucionar ese problema se puede agregar tierra vegetal y labrar en profundidad para romper la capa impermeable si ésta es muy somera.

Para saber si el suelo es calizo bastará con ver las manchas blancas que pueden aparecer en la superficie. Los suelos con alto contenido calizo pueden perjudicar el desarrollo de especies como el kiwi, aguacate, peral cítricos. El cerezo, el ciruelo y el olivo son bastante resistentes a la cal.

Coloca sulfuro de hierro en gránulos, lo que ayudará a bajar el pH del suelo, estos gránulos liberarán los nutrientes insolubilizados.