Crocus: para ponerle un poco de color al invierno

Cuando el invierno está cerca, como en estos tiempos, sabemos que muchas veces los jardines pueden volverse un poco desalmados pues muchos de los árboles o plantas que tenemos terminan perdiendo sus hojas en esta parte del año. Sin embargo, eso también puede animarnos a agregar otros igual de hermosos y que están especialmente recomendados para las bajas temperaturas, como es el caso ahora del Crocus.

¿Cómo es el Crocus?

Primero que nada, del Crocus debemos saber que es una plata bulbosa de floración temprana muy apreciada por quienes conocen de jardinería a partir de que nos permite tener un jardín muy decorado incluso durante las épocas más frías del año. Así, podemos disfrutar de sus flores rosas, amarillas, malvas y blancas, de modo que se aconseja plantarlo algunas semanas antes de la llegada de los fríos intensos, para que ya esté bien asentado.

Crocus jardinería invierno

Aunque el Crocus posee una enorme cantidad de variantes que podemos encontrar en casas de jardinería, particularmente nosotros te recomendamos el Crocus vernus o Crocus holandés, que es uno de los más apreciados por los expertos. La diferencia entre esta especie y las demás es que sus flores son bastante más grandes, aunque a día de hoy es muy difícil encontrar un Crocus holandés puro, pues en la mayoría de los casos son variedades silvestres, que igual respetan esta característica.

Cuidados básicos del Crocus

Cultivar un Crocus tampoco es demasiado difícil, como sus cuidados no son muy exigentes para aquellos que no tienen demasiado tiempo o conocimientos. Le es indiferente una situación de sol completo o semisombra, apenas si necesita ser regado, y se adapta a la perfección a los jardines fríos y a las temperaturas bajas, aunque si estamos debajo de los 0º C, recomendamos taparlos un poco con paja u hojas secas, para obtener sus hermosas flores entre febrero y marzo.

¿Has tenido alguna vez un Crocus en tu jardín?