Cultivo de orquídeas, conoce todas sus exigencias (II)

Seguiremos hablándote de los puntos que debes tener en cuenta a la hora de cultivar orquídeas, comenzaremos mencionando de la humedad que requieren.

Las orquídeas suelen necesitar una humedad ambiente que sea elevada, ten en cuenta que el aire seco que existen en las viviendas o los ambientes muy calefaccionados pueden ser muy peligrosos para su correcto desarrollo.

Si quieres cultivar orquídeas y necesitas aumentar la humedad puedes colocar las macetas sobre una bandeja o tabla que tengan gravas o guijarros mojados, pero evitando que la planta esté en contacto directo con el agua. Siempre coloca recipientes de agua cerca de donde estén las plantas.

Riego de las orquideas

Coloca muchas plantas juntas para que entre ellas creen un microclima con alta humedad. Pulveriza las plantas con agua blanda (puede ser agua de lluvia o descalcificada), evita pulverizar las flores sino le estarías acortando su vida.

Las orquídeas requieren de ambientes ventilados para un correcto crecimiento. De esta forma la planta se podrá refrescar al bajar la temperatura ambiente, además podrá remover el oxígeno y el dióxido de carbono del lugar. Cuando las plantas están bien ventiladas se evita la aparición de hongos y bacterias.

Si bien es ideal airearlas no debes colocarlas donde haya fuertes corrientes de aire, esto generará la caída de los capullos.

Con respecto al riego debemos diferencias entre las especies. Las Oncidium, Cattleya, Epidendrum necesitan de un riego abundante y luego se deben dejar secar totalmente antes de volver a regar.

Las Cymbidium, Vanda, Dendrobium requieren de un riego diario, pero únicamente en la época de crecimiento. En las estaciones más frías las orquídeas casi no crecen, por eso no será necesario un riesgo tan frecuente. En el caso de tenerlas en un invernadero el riego dependerá de la temperatura del ambiente.

Foto | Flickr