El cambio climático obliga a las plantas a subir montañas

Plantas montañas

Está claro que el cambio climático está afectando a todo el mundo, y aunque normalmente pensamos en cómo afecta a la especie humana el aumento de las temperaturas alrededor del globo, en este caso no queremos dejar de hacer referencia tampoco al impacto que la situación está teniendo en la vida de una enorme cantidad de especies de plantas, de acuerdo a estudios recientes al respecto.

El caso es que un grupo de expertos pertenecientes a la Universidad de Basilea, Suiza, han determinado que en la última década, una gran parte de las especies de plantas que se ubican en el territorio nacional, se han desplazado en promedio unos 25 metros hacia arriba en las zonas montañosas, en búsqueda de las condiciones de ambiente y temperatura que antes encontraban a nivel del suelo.

Más allá de eso, y luego de dar con estas primeras impresiones, los especialistas posteriormente se desplazaron a distintos ecosistemas del territorio europeo, para llegar a conclusiones como por ejemplo que las mariposas, en búsqueda de sus hábitats normales, se han desplazado y ahora viven unos 38 metros más arriba sobre el nivel del mar, como en el caso de las especies de pájaros, que se han movido unos 42 metros en el mismo sentido.

De la misma forma, los especialistas han encontrado la explicación al movimiento de las plantas, y por consiguiente de los animales, en la diferencia de temperatura registrada en cada uno de esos años. Tomando el período que va de 1995 a 2010, por ejemplo, se ha señalado que, en promedio, el aumento anual de la temperatura ha sido de 0,07º C, lo que da un total de prácticamente un grado más en una década y media, realmente demasiado.

Extinción inminente

Claro, considerando los elementos anteriormente analizados, y el hecho de que en muchas de estas zonas del mundo las montañas no tengan demasiada altura -al menos no en promedio- las plantas que encuentran en ellas refugio podría pasar a mejor vida a menos que el cambio climático se detenga.