Huerto en invierno: preparación del suelo

El invierno parece ser una época del año con mala prensa. Es que parece que sólo nos queda sentarnos frente a la chimenea a esperar que llegue la brisa de la primavera para volver a vivir. Nada más lejos de la verdad. Hablando de tareas para emprender durante el invierno, la atención de nuestro huerto se llevaría una buena parte de nuestro tiempo libre. Es que es justamente cuando no hay nada plantado en él cuando más productivo es concentrar nuestros cuidados en el huerto en invierno.

Lo más relevante del huerto en invierno

El huerto en invierno necesita que se prepare el terreno para la siembra o la plantación. Para ello, no debemos soslayar la cuestión de la rotación de los cultivos. Es decir, no debemos sembrar lo mismo todos los años y además, en el mismo lugar. Cada vegetal que plantemos necesita diferentes nutrientes. Si se planta siempre lo mismo, se agotarán rápidamente los mismos nutrientes que la tierra proporciona.

Huerto en invierno
Pixa Bay

La rotación también nos permite eliminar algunos insectos perjudiciales. La mayoría de ellos tienen un ciclo vital de tan solo un año. Si antes de que trascurra este tiempo rotamos el cultivo, éstos morirán y así evitaremos que nuestros productos puedan ser dañados.

Otra de las ventajas de la rotación consiste en que a través de la misma se pueden eliminar algunas especies de insectos dañinos para los vegetales. La experiencia indica que si rotamos la siembra pasando de la que veníamos haciendo a otra variedad, los insectos morirán ya que se alimentaban de lo antes plantado y el cambio hace que se queden sin el alimento adecuado para ellos.

Otra de las tareas que el huerto en invierno demanda es que se cave la tierra para eliminar a las larvas o insectos remanentes que lo habiten pero en forma manual, para protegerlo en forma eficaz de los depredadores que podrían arruinar la siembra de nuestras hortalizas.

Sin embargo, cuando la superficie cultivada no es importante, no es necesario utilizar agroquímicos ni pesticidas que contaminen los alimentos que obtengamos. En caso de que aparezca una plaga aislada en nuestra región. Lo mejor será rotar los cultivos para evitar el problema, aprovechando la oportunidad para dar un descanso a la tierra de nuestro huerto.

¿Qué tipo de cuidados tienes con el huerto en invierno?