Matar un árbol: ¿qué métodos podemos emplear?

Vivimos en la era del calentamiento global, la progresiva deforestación y la contaminación generalizada. Lo que nos obliga a proteger el medio ambiente. No obstante ello, en algunas oportunidades debemos tomar la dura decisión de tener que matar un árbol, por falta de espacio o por razones de seguridad propia o de algún vecino.

Cinco técnicas para matar un árbol

  • Método 1: se trata aquí de utilizar un taladro. Comenzaremos por taladrar algunos agujeros de no más de media pulgada siguiendo la circunferencia del tronco. Haremos un agujero cada dos pies. Luego, los llenaremos con un fertilizante nitrogenado. En un tiempo, en los agujeros se desarrollará un hongo que descompondrá la madera. Puede demorar de cuatro a seis semanas matar un árbol de esta forma.
  • Método 2: esta vez se trata de matar un árbol con el uso de clavos de cobre. Necesitaremos la mayor cantidad posible que consigamos de estos clavos, a poder ser, de gran tamaño. Simplemente los clavamos en el tronco del árbol. Esto permitirá al hongo entrar en el árbol y descomponerlo.
Matar un árbol
Wikipedia
  • Método 3: en este caso perforaremos el tronco y toda raíz que encontremos expuesta. Llenaremos luego los agujeros con sal gruesa y posteriormente los cubriremos con arena o papel de aluminio. Podremos así matar un árbol en una semana o tal vez dos. La sal podría ser también mezclada con agua para luego verterla en el tronco. Repetir en tres o cuatro oportunidades.
  • Método 4: otra forma de matar un árbol es haciendo unos quince o veinte agujeros profundos utilizando una media pulgada de bits en un ángulo de 45 grados. A paso seguido, rellenar los agujeros con herbicida mediante un embudo. Un árbol de buen tamaño demandará unas dos semanas en morir. Uno pequeño, una semana.
  • Método 5: aquí va el mejor método para matar un árbol es usando una moto sierra. Sólo debemos evaluar si el tamaño del mismo no provocará daños a alguna propiedad en su caída. En ese caso este método no deberá utilizarse o dejarse en manos muy expertas.