Plagas sufridas por las plantas vivaces (Parte II)

 

Seguiremos hablando de las diferentes plagas que pueden afectar a tus plantas vivaces. En el artículo anterior nos hemos referido a los pulgones y a las cochinillas, hoy comenzaremos por hablarte de la mosca blanca.

Mosca blanca
Se trata de pequeñas moscas de color blanco que se ubican en el revés de las hojas, salen fácilmente si las hojas son movidas. Es frecuente verlas en especies como la begonia, fucsia, geranio, rosales, laurel, gardenia, cineraria, primavera, salvia, gerbera.

Plagas sufridas por las plantas vivaces

El daño es causado cuando pican las hojas, las mismas se empiezan a decolorar. En el caso de sufrir un ataque intensivo las hojas terminan cayendo de manera prematura.

Trips
Insectos muy pequeños que sólo miden algunos milímetros, pican las hojas generando un color plateado y decolorándolas, luego se secan y se caen.

Araña roja
Se trata de pequeños ácaros de color rojo que casi no llegan a verse a primera vista. Se asientan del revés de las hojas, pueden verse si se usa una lupa o si se mira muy de cerca. Provocan unos puntitos amarillentos en las hojas desecándose y cayéndose. Esta plaga puede aparece en zonas calurosas y en ambientes secos. Una plaga típica del verano. Para tratar a las plantas afectadas es emplear un acaricida pulverizando bien las hojas.

Orugas
Existen diferentes orugas que afectan a nuestras especies. Entre ellas los plúsidos, rosquillas verdes, orugas de la cal, tortrix del clavel, mariposa del geranio o mariposa africana. Las orugas pueden ser capturadas individualmente, en algunos casos extremos se pueden usar insecticida.

Rosquilla negra
Su nombre científico es Spodoptera littoralis. Se trata de un tipo de oruga que se alimenta royendo el suelo y las hojas más cercanas al suelo. No suelen verse durante el día ya que se permanecen escondidas y enroscadas en el suelo. Por la noche comienza su actividad. Se vuelven más voraces durante el otoño.

Foto | Flickr