Plantas acuáticas para tu estanque

Es fundamental saber que existen tres diferentes tipos de plantas para tu estanque. Cada uno de los tipos contará con un propósito diferente dentro del ecosistema creado. Algunas serán decorativas mientras que otras tendrán otro objetivo.

Las plantas sumergidas, como los indican su nombre, vivirán sumergidas en la base de un estanque. Estas plantas son las primeras que deberás colocar. Son el filtro que requiere todo estanque. Se encargarán de proveer oxígeno en el agua mediante un proceso de fotosíntesis.

Las plantas marginales son las que vivirán en los bordes o márgenes de los estanques, en estos sitios el agua es bastante llana. Una parte de la planta vive en el agua y otra fuera de ella, en la superficie. Son ideales para darle al estanque una conexión con el resto del jardín. Muchas de ellas florecen y sin el albergue ideal para muchos animales beneficiosos en el hábitat.

Plantas acuáticas

Las plantas flotantes son las que flotan en la superficie del agua. Muchas de ellas no tienen la necesidad de anclar las raíces. Tienen el fin de mantener el límite del crecimiento de las algas, además se encargan de limitar el sol que ingresa a las profundidades del estanque. Son realmente muy beneficiosas en los estanques. Tengamos presente que el exceso de las algas genera que el agua cuente con demasiado material orgánico y termine volviéndose turbia.

En algunos casos puede ser beneficioso agregar algunos peces. Los que se encargarán de evitar las plagas de mosquitos o que las ranas invadan el lugar. Los mejores son los conocidos como goldfish o peces dorados. Es una especie que se caracteriza por crecer muy rápido y nadar a gran velocidad.