Recomendaciones para comprar césped artificial

El césped artificial se presenta como una muy buena alternativa al césped natural en los espacios abiertos de hogares, comunidades de vecinos, empresas… Una de sus principales ventajas es que se puede instalar sobre cualquier superficie, fácil y rápidamente. No obstante, se deben conocer todos los factores determinantes para elegir entre los diferentes tipos disponibles. Además del precio, según el uso que se le vaya a dar, hay que valorar aspectos como el tipo de fibra, la altura, su densidad, el tacto y los certificados de calidad con los que cuente. 

El césped artificial cada día suma más adeptos. No es de extrañar, ya que los avances tecnológicos han permitido crear un producto que apenas difiere en apariencia al céspednatural,pero ofreciendo muchas más ventajas. Al ser una moqueta sintética, es mucho más resistente, más económico y no necesita apenas mantenimiento, luciendo un aspecto siempre perfecto, sin importar la época del año. En el mercado actual existen muchos modelos, funcionales y decorativos, que ofrecen todo tipo de soluciones, adaptándose a las más variadas superficies. En este artículo se presentan una serie de recomendaciones para elegir con acierto este material.

¿Cómo comprar césped artificial?

Para comprar césped artificial más idóneo para el jardín o terraza, se deben tener en cuenta las siguientes recomendaciones.

Altura

La altura del césped es una de las características más importantes a la hora de decantarse por un modelo u otro. Para elegir la longitud apropiada, lo primero que se ha de tener en cuenta es dónde va a ser instalado.

Si se desea comprar césped artificial para terraza, se recomienda un modelo de fibras cortas, que sea fácil de limpiar con aspiradora. Lo ideal es que su longitud sea de 30mm como máximo. En cambio, si se quiere instalar en un jardín, para que parezca más natural se puede escoger un modelo de hasta 40mm.

En cualquier caso, independientemente de la zona donde se vaya a colocar, la recomendación siempre será una altura de entre 30 a 40mm, ya que un césped artificial más alto presentará dificultades para mantenerse erguido.

Densidad y tacto

Densidad y suavidad al tacto van de la mano. A mayor densidad, mayor calidad tendrá y, por lo tanto, mayor capacidad de recuperación tras su uso, aumentando su durabilidad y resistencia a la presión de la pisada.

En cuanto al tacto, lo ideal es un césped suave y esponjoso, no obstante, debe ser resistente y duradero para aguantar el paso del tiempo y un uso continuado. El césped tiene que tener un tacto agradable y esto se consigue con fibras de calidad, que contarán con la elasticidad suficiente para que se favorezca su recuperación tras un uso intensivo.

El césped artificial se puede clasificar, a grosso modo, en decorativos y funcionales. Por ejemplo, un modelo de fibras finas solo debe reservarse para áreas en que su función sea aportar un valor meramente estético, sin mucho tránsito.

Sin embargo, salvo contadas excepciones, el césped sintético es ideal para darle un uso continuado y se suele colocar en áreas de tránsito moderado o intenso. Para estas zonas, lo mejor es optar por modelos funcionales con fibras más gruesas.

Características césped artificial decorativo

Esta moqueta de césped sintético se centra en los aspectos estéticos y acabados, reproduciendo a la perfección la apariencia del césped natural.

Entre sus características, cabe destacar la longitud de sus fibras, desde los 20 hasta los 40 mm, su alta capacidad de drenaje, de hasta 60 litros por minuto y metro cuadrado. En cuanto a color, se puede encontrar en una amplia variedad de tonos de verde, bicolor e incluso de tres colores, creando una apariencia muy realista.

Entre sus ventajas destaca su aspecto, suavidad y densidad, dando la sensación de estar sobre un césped natural por su frescor y confort, sin las típicas reacciones alérgicas del césped vegetal.

Características césped artificial funcional

Se trata del césped artificial básico, ideal para instalar en terrazas, balcones, áticos, rodeando las piscinas. También se le da un uso intensivoy comercial en ferias y stands, así como en instalaciones deportivas, como campos de fútbol. Es un tipo de césped en el que priman sus cualidades prácticas.

Sus características más destacables son la longitud de las fibras, en este caso se trata de césped de pelo corto. En relación al drenaje, suelen contar con una capacidad de unos 30 litros por minuto al metro cuadrado, que es la cantidad aproximada que se puede llegar a recoger en los días de lluvia de invierno o primavera.

Estos modelos se comercializan en diferentes tonos de verde, suelen ser monocolor y entre sus ventajas destaca que son más económicos, aptos para todos los presupuestos.

Certificados de calidad

Como en tantos otros productos, una garantía para el cliente a la hora de comprar césped artificial se encuentra en los certificados de calidad. Tal y como ocurre en la empresa Realgrass, un buen proveedor de césped de fibras sintéticas debe poseer los principales certificados de calidad del sector, como el Certificado CE, producto libre de metales pesados, resistencia al cloro, entre otros.

Realgrass ofrece el césped artificial más innovador del sector, con tecnología MINT (micro nervios incorporados en el hilo) y formas especiales para otorgarles diferentes propiedades. Sus productos modelos son muy resistentes, incluso al cloro, seguros para niños y mascotas, y con un aspecto muy natural.

Ir arriba