Una pintoresca planta carnívora (Parte II)

Seguiremos hablando de una pintoresca planta carnívora llamada Dionaea, conocida también como Diana atrapamoscas, Atrapamoscas, Dionaea muscipula. Es una planta fácil de cultivar.

Su alimentación es un punto que se debe tener en cuenta. Las raíces le sirven de anclaje, gracias a ellas toma agua, pero en realidad se alimenta por sus trampas. Este tipo de planta no debe ser fertilizada.

Puede aguantar durante meses haciendo únicamente fotosíntesis, no debes intentar jugar con sus trampas no forzarla a comer ya que cazará por sí sola cuando lo necesite, además los bichos que caza deben estar vivos. Una opción es acercarle una vez por semana alguna mosca o algún otro bichito para que lo digiera.

Planta carnivora

Estos alimentos no deben ser demasiado grandes ya que puede generarle una especie de indigestión. Es muy interesante ver como la planta se mueve para aprisionar al insecto formando una especie de jaula. Una vez atrapado lo va secando lentamente.

Es muy importante que nunca juegues con sus trampas, si bien puede resultar curioso ver como se cierran no debes obligar a la planta a hacerlo ya que puede generar su muerte.

Para que la trampa se cierre el insecto debe tocar dos veces seguidas el mismo pelo o dos pelos de manera simultánea. Esto hace que la planta evite que se cierre por las gotas de lluvia.

Si tienes una Dionaea puedes trasplantarla, pero solo puedes hacerla cada dos año y únicamente durante la primavera. Puede estar afectada por diferentes plagas, la más común son los pulgones.

Se multiplica por esqueje de hojas y por división de mata en primavera, en estos casos debe estar en una atmosfera controlada. También puede multiplicarse por semillas durante la primavera, en estos casos solo comenzará a crecer cuando el clima supere los 15 grados y la humedad sea elevada.

Foto | Flickr