Cómo convertir las cáscaras de huevo en pequeñas macetas para decorar

¿Buscas ideas simpáticas? Hoy os dejo con los pasos a seguir para transformar cáscaras de huevo en pequeñas macetas y decorar cualquiera de nuestros espacios. En la ventana, en una mesa o en un bonito rincón quedarán genial. Las puedes utilizar como centro de mesa o como pequeños detalles naturales.

Para transformar las cáscaras de huevo en macetas,  primero has de vaciarlos (prepara una tortilla o algo que tengas que utilizar estos amigos) Una vez rotas las cáscaras, procura dejar la base más grande, en vez de romperlos por la mitad. Luego, vacíos y con cuidado, los lavamos y los dejamos secar. Luego coge un alfiler y realiza un agujero justo en la base de la maceta… un buen drenaje para tu planta.

Cuando hayan secado, coloca las cáscaras sobre una base bien asentada. Después con una cuchara o algo similar, ve añadiendo tierra fértil. Entierra la semilla o el esqueje de la planta escogida y luego añade más tierra.

huevos convertidos en macetas

Como ves es bastante sencillo, solo hemos de tener un poco de tacto y tratar la cáscara con suavidad. Hacernos con el lado más grande será un gran acierto, así tenemos una pequeña maceta más profunda. Puedes plantar o bien puedes trasladar un esqueje o incluso trasplantar una pequeña planta.

Sobre las cascaras de los huevos también hay muchas ideas para decorarlas, puedes dejarlas también con el color original. Según el estilo que quieras darles puedes decorarlas de una forma u otra. Por ejemplo pintarlas es una gran idea, también podemos practicar la técnica del decoupage sobre la superficie, quedarán genial.

Otra idea es hacerte con un marcador negro y dibujar lo que quieras, también es una gran idea para niños, seguro que se entretendrán mucho. Otra cosa que se me viene a la cabeza es que te asegures, a la hora de dejar las pequeñas macetas en algún sitio para decorar,  que estén bien asentadas para que no vuelquen.

huevos convertidos en macetas 2

foto: diydoeksisters

Compartir
Artículo anteriorÁrboles de frutos secos (Parte II)
Artículo siguienteTareas de un paisajista
Diplomada en Educación social; técnico en laboratorio de imagen; tengo mucha experiencia en diseño gráfico, montajes, restauración, carteleria... etc. Además, soy peluquera... ¡cosas de la vida! Por otro lado me encanta dibujar, la fotografía, la música, leer por la noche, Moto GP, la danza y claro está escribir (Tengo algunos cuentos y relatos cortos)... entre muchas otras cosas!