Cómo cuidar las plantas de lavanda

Si te encantan las plantas aromáticas, las plantas de lavanda son perfectas para ponerlas en diferentes zonas de tu hogar. Particularmente me gusta mucho cultivar especias en la cocina, así cuando crecen dan un aroma maravilloso al entorno. Las plantas aromáticas son muy utilizadas de forma culinaria, de manera medicinal o incluso como estupendos ambientadores caseros.

Por ejemplo las plantas de lavanda son ideales para eliminar los malos olores. En la cocina evitarán olores extraños, pero también es una gran idea ponerla en el baño o en el salón. Si tienes un armario con olor a cerrado, también es estupenda para añadir un frasco con algunas plantas de lavanda.

plantas de lavanda
Fuente: Jimmy Baikovicius

Realmente es una planta no muy complicada de cultivar y que podemos aprovecharla de muchas formas diferentes. Para acabar os comento que la Lavanda es perfecta para espacios con humos. Si en tu casa fumas o alguien cercano lo hace, la lavanda ubicada en un frasco eliminará el olor a humo… entre otros aromas desagradables ¿Qué te parece?

Si vas a cultivar lavanda, compra plántulas en un vivero. Recuerda que la lavanda también se puede adquirir en semillas. Te recuerdo también que la lavanda es de crecimiento lento, por lo que puedes esperar hasta unos 6 meses desde que la has plantado, hasta que brote. Además te comento que la zona donde vayas a plantar la lavanda, ha de estar en un lugar iluminado al menos durante ocho horas de luz directa.

El suelo ha de estar bien preparado, labrado y sin rocas. La lavanda crece bien en un suelo suelto y con buen drenaje. Os recuerdo también que la Lavanda es una planta cuyas raíces requieren mucho espacio.  Además a la hora de fertilizar el suelo, necesitarás mezclarlo bien con compost orgánico o bien con harina de huesos.

Para plantar, debes sacar la plántula de la maceta y extender bien las raíces. Con cuidado plántala en el suelo y cubre con tierra suelta. Luego aprieta un poco la tierra con la mano. Si hay al lado otro tipo de plantas, intenta que tu lavanda tenga espacio y no se toque mucho entre sí con otras. Para retener el calor, puedes añadir una capa de arena, para reflejar la luz del sol hacia la planta, es un buen truco.

Para acabar te comento que cuando vayas a regar tu planta, lo hagas con frecuencia durante el primer año. De esta forma se desarrollará fuerte y sana, con unas raíces fuertes. Después del primer año, tu planta necesitará menos agua. En épocas de calor riega, pero no encharques. Siguiendo estos consejos obtendrás una aromática planta. ¿Te gusta la lavanda?