Como hacer abono casero de forma fácil para mantener tus plantas

Hacer que tus plantas, el huerto o el jardín alcancen un estado óptimo, suministrándoles los nutrientes necesarios que requieren, no es tan complicado. Si no quieres tirar de elementos químicos puedes aprender a como hacer abono casero de forma fácil. ¿Quieres echar un vistazo?

Como hacer abono casero con lentejas

como hacer abono casero
Fuente: sialangpalas

Este enraizante es muy sencillo de hacer en casa, utilizando unas cuantas lentejas. Además de fácil y eficaz, este tipo de abono, se puede hacer allá donde te encuentres. Si quieres saber cómo se hace sigue un leyendo para saber cuál es la receta.

Con una cucharada sopera de lentejas y cuatro tazas de agua, tendremos un potente abono para nuestras plantas. Para ello pondremos el agua y las lentejas en un recipiente que puede ser tanto de plástico como de vidrio. Luego lo tapamos bien y esperamos unos cuatro días. De esta manera le daremos tiempo a que las lentejas germinen.

Pasado este tiempo echamos un vistazo y cuando veamos que la mayoría de las lentejas han germinado, las ponemos en otro recipiente junto con el agua y las mezclamos bien. Para acabar, colamos la mezcla con ayuda de un colador. Nos debemos quedar con el líquido espeso y tirar solamente lo sólido.

En otro recipiente echamos cuatro tazas de agua y una taza del líquido hecho con las lentejas. Podemos echar este líquido en un recipiente para rociarlo por nuestras plantas y así proveerlas de oxina, lo cual favorece el crecimiento de las raíces de la misma.

Como hacer abono casero con plátano

La piel de plátano es un estupendo ingrediente para hacer abono casero fácilmente. Además, son una gran fuente de potasio el cual necesitan las plantas. Si quieres saber de una fuente económica y fácil de aportar el potasio necesario a las plantas, echa un vistazo a este vídeo visto en el canal de YouTube «Cultivo Paso a paso «.

Realizando té de banana o té de plátano vamos a aportar el potasio necesario a nuestras flores y plantas. Es un abono casero muy sencillo de hacer en casa y el cual podemos disolverlo en el agua y utilizarlo en forma de riego. Lo ideal es utilizar este tipo de abono en época de floración y fructificación.

Como hacer abono casero Bocashi

Seguro que alguna vez has oído hablar del Bocashi como fertilizante natural. La verdad es que no es muy complicado de hacer y consigue unos resultados realmente espectaculares. Es ideal para el desarrollo de cultivos y para una estupenda regeneración de los suelos.

Echa un vistazo a este vídeo visto en el canal de YouTube «llevamealhuerto» y aprende, paso a paso, a hacer este abono casero para tus plantas y suelos. Nos ahorraremos un buen dinero creando uno de los mejores abonos para las plantas y para mejorar la estructura del suelo. Quizás no es tan fácil de hacer como los que hemos visto anteriormente, pero si no sale bien tendremos muchas oportunidades en nuestro jardín.

Como hacer abono casero con cabello o pelaje animal

como hacer abono casero
Fuente: vice

Aunque suene un poco raro podemos hacer un buen abono casero utilizando cabello y tierra; el cabello puede ser sustituido por pelaje de mascota (el que se le retira cepillando o cortando). Ambos son buenos y se convierten en una estupenda fuente de nitrógeno para la tierra.

Lo mejor que podemos hacer es mezclar el cabello con la tierra del jardín o bien tierra de abano. Luego colocaremos esta mezcla directamente en el suelo o bien cerca de la raíz de la planta. Como he comentado el cabello es una gran fuente de nitrógeno y este, en la tierra, se convierte en un abono de liberación lenta. Esto significa que poco a poco se va descomponiendo y el nitrógeno va nutriendo la tierra lentamente. Por consiguiente obtendremos plantas con un mejor desarrollo y muy fuertes.

Cómo hacer abono de hojas

como hacer abono casero
Fuente: pixabay

Hacer este abono es fácil, aunque lleva más tiempo… ¡pero merece la pena! Comenzamos rastrillando todas las hojas de frutales que veamos o podamos encontrar. Intentaremos que estén limpias o no demasiado sucias. Debemos buscar hojas buenas de frutales (utilizando muy pocas de roble) y que sean variadas. Las hojas de roble deberán representar tan solo un 10% de la pila de hojas para el abono. Esto se debe a que las mismas contienen más ácido que otras y esto no es bueno para el abono dirigido a verduras.

Una vez que tengamos las hojas necesarias las ponemos a un lado, en el jardín. Ahora las mezclamos todas muy bien. Seguidamente procedemos a moler las hojas (con una cortadora manual), si puede ser el mismo día en el que vayamos a cortar el césped (si lo tenemos). Así será mejor porque podremos utilizar restos de césped cortado para hacer el abono casero, el cual proporcionará nitrógeno al mismo.

El siguiente paso es rastrillar las hojas ya molidas. Luego buscamos un lugar para hacer la pila o contenedor (donde el terreno drene bien), si no lo hemos hecho ya. Si podemos pondremos una portezuela por donde agregar las cosas de manera fácil. Además pondremos una lona o algo para cubrir la pila, así evitaremos que el viento se lleve parte del contenido.

Para comenzar el abono vamos a añadir las hojas en la pila y los restos de césped u otros materiales ricos en nitrógeno. También podemos meter en la pila restos de comida como cáscaras de verduras o restos de café. Debemos evitar restos de pan pesado, lácteos o carne. Por último, debemos hacer capas con estos ingredientes: primero capas de hojas, luego agregados con nitrógeno, hojas, etc.

Para que quede un buen abono hemos de mantener la pila humectada, ni seca ni encharcada. Si los días son más secos podemos rociar la pila con agua, con ayuda de la manguera, pero evitando charcos o que el agua quede encharcada. También debemos evitar remover el contenido dentro de las primeras semanas. No será hasta la segunda o tercera semana, que podemos remover.

Cuando removamos el abono por primera vez, la capa de la superficie debe enterrarse y el abono del interior debe resurgir; de tal modo que quede lo húmedo y fresco arriba y lo seco debajo. Para hacer esto removeremos dos o tres veces por semana con movimientos envolventes. Después cubrimos con una lona de plástico, para que el calor quede dentro.

Pasado entre 4 y 9 meses podemos utilizar el abono, cuando lo hagamos este debe tener un color marrón oscuro uniforme. Lo podemos combinar con el suelo y utilizarlo para mejorar el jardín y el huerto.

¿Qué te parece este pequeño artículo sobre como hacer abono casero? ¿Buscas saber un poco más a cerca de las macetas biodegradables? ¿Quieres saber como mantener limpias tu plantas?