Cómo hacer macetas biodegradables

Hacer macetas biodegradables es más fácil de lo que piensas. Además obtendrás un recipiente apto para que tus semillas germinen, para que sus raíces crezcan fuertes y luego poder introducirlas en tierra. 

Recuerda que las macetas biodegradables una vez introducidas en un agujero en el suelo, se mimetizan con el mismo. Cuando vayan degradándose poco a poco, tus plantas y el suelo se nutrirán de sus compuestos pasando a ser, de este modo alimento para las mismas. Además recuerda que este tipo de macetas se degradan poco a poco, por lo que a tu planta le dará tiempo de germinar en un invernadero u otro lugar y luego poderla llevar al jardín.

maceta biodegradable
Fuente: Quinn Dombrowski

Cómo hacer macetas biodegradables en casa

Piensa que todo elemento que se degrade es bueno, por ello encontrarás en el mercado macetas hechas en papel o en fibra de coco o madera, por ejemplo. Aunque estas macetas se pueden comprar, también las puedes hacer en casa para tener un jardín más natural; sin productos sintéticos ¿Qué te parece?

Materiales (estas macetas se pueden hacer de muchas formas distintas, esta es una más)

  • Papel periódico en tinta negra (no color)
  • Recipiente vacío con forma y que sea de un material degradable
  • Unas tijeras
  • Cinta de papel

Pasos

Primero coge un trozo de papel de periódico y coloca éste sobre una superficie lisa y plana. Después coloca el frasco o el tarro de forma horizontal sobre el borde del papel. Seguidamente corta de forma vertical una tira de hoja de papel de unos 8 cm de grosor. La idea es crear una especie de pestaña que puedas doblar, para crear el fondo de la maceta y que no se desfonde.

El siguiente paso es enrollar el papel alrededor del frasco. Tapiza literalmente el frasco. Debes doblar el papel, de tal manera, que toque el fondo del frasco. La base deberás crearla en forma redonda y planta, doblando los salientes del papel como si fueran pestañas.

maceta de papel
Fuente: secretlondon123

La parte superior del frasco debes dejarla abierta, ya que aquí es donde irá la tierra. Para sujetarla puedes colocar varios trozos de cinta de papel. Si el recipiente no está compuesto por elementos sintéticos puedes añadir la tierra fértil y plantarla donde quieras.

Pero si el tarro seleccionado para dar forma a la maceta contiene plásticos o materiales sintéticos, simplemente saca éste y deja el “forro de maceta” de esta manera tendrás un tiesto completamente de papel. Recuerda que puedes forrar tarros con diferentes materiales degradables, para luego sacar el frasco si es necesario. ¿Qué te parece?