Cultivo de orquídeas, conoce todas sus exigencias (III)

El riego de las cultivas se debe basar en las diferentes especies. En el caso de las Phalaenopsis y de las Paphiopedilum es conveniente mantener el sustrato continuamente húmedo, estas especies no cuentan con los pseudobulbos que se encargan de almacenar el agua, por esa razón necesitan de un riego frecuente. Es importante que la superficie esté húmeda pero no empapada o encharcada.

Otros factores que pueden influir en el riego son el tipo de suelo, la temperatura ambiente, la ventilación, luz. Cuanta más luz y más temperatura se deberán regar más. Si se encuentran en macetas de barro ten presente que las paredes son porosas y el agua se evapora con más facilidad.

El riego siempre ser por la mañana temprano así se mantiene la humedad durante todo el día. Las orquídeas no toleran la falta de agua, pero tampoco toleran el exceso. El agua estancada puede llegar a ser mortal, ya que pudren sus raíces.

Riego de las orquideas

Nunca uses aguas salinas ni aguas calcáreas. El agua puede tener exceso de sales, esto es fácil de detectar, cuando ves un borde blanco que aparece en las macetas, al nivel de la tierra. Este tipo de problema no se puede rectificar, así que evita usarla para el riego de tus orquídeas.

El agua que contiene altos niveles de cal tampoco es buena para las orquídeas. Lo ideal sería emplear el agua de lluvia, pero si no te es posible puedes agregar una cucharada de vinagre por cada bidón de cinco litros de agua que uses para regar las plantas.

Lo mejor de todo sería guardar el agua de la lluvia en tambores de plástico tapados. Si evitas que entre la luz se evitará la aparición de las algas y de las bacterias y el agua podrá usarse por tiempo indefinido. En estos casos no será necesario agregar nada, ni cloro ni alguicida ni vinagre.

Foto | Flickr