Día del Padre: Tres plantas para regalar que encierran un poderoso significado

El día del padre representa una de las fechas más importantes dentro del ámbito familiar. Una forma de rendir tributo a todo lo que representa la figura paterna y una oportunidad para agradecer simbólicamente el amor y la dedicación que hemos recibido a lo largo de nuestra vida como hijos. Regalar una planta puede esconder un profundo significado. No sólo se trata de sus innegables beneficios. Más allá de que sean un buen complemento decorativo, de que tengan la capacidad de influir positivamente en nuestro estado de ánimo o de que incluso puedan actuar como agentes purificadores ante emisiones contaminantes, las plantas son, en sí mismas, una expresión de amor.

¿Estás buscando ideas sobre un regalo original y especial para el día del padre? Si es así, valora la posibilidad de recurrir a un sitio especializado en plantas y flores. ¡Te sorprenderá la alegría y la belleza que pueden proporcionar en cualquier estancia del hogar! A continuación repasamos el poderoso significado que encierran tres de las plantas más bellas. ¡Toma nota!

Orquídea

Las orquídeas cuentan con una importante simbología familiar por estar vinculadas desde la antigüedad a la fertilidad y a la virilidad. En la antigua Grecia existía la creencia generalizada de que la ingesta de sus tubérculos podía definir el sexo del feto en periodo embrionario. Se pensaba que si el padre los consumía durante el periodo de embarazo, el bebé sería niño y, si por el contrario era la madre quien lo hacía, existían más probabilidades de que naciese una niña. Por esta razón, la llegada de un nuevo miembro a la familia siempre estaba asociada a la presencia de orquídeas.

Además, el equilibrio natural y la simetría de su flor, la han convertido en una de las plantas que mejor representan la idea de belleza. En la antigua Grecia, la orquídea era un símbolo de “perfección humana”.

Por otro lado, durante la época victoriana se regalaban como prueba de afecto. ¿La razón? Las orquídeas florecen en prácticamente todo tipo de condiciones, lo cual se asociaba con el concepto de amor incondicional. Su carga simbólica alcanzó tal grado, que incluso en muchas partes de Europa comenzó a emplearse para preparar pociones de amor.

Gerbera

Si hay algo que caracteriza a las Gerberas es su pomposidad y la intensidad de sus colores. Sus flores parecen la expresión misma de la vitalidad y la alegría y, por eso, se han convertido en una de las plantas más apropiadas para combatir la tristeza. Muchas personas les atribuyen el concepto de éxito y una representación de buenos augurios. Por este motivo, se convierten en un buen regalo si de lo que se trata es de desear buena suerte ante situaciones especialmente trascendentales como ascensos, oportunidades laborales o nuevas perspectivas de futuro en cualquier ámbito.

Margarita

Su estructura basada en el equilibrio y la proporción a partir de sus hojas repetidas como patrones evoca la fragilidad, la estabilidad y, de alguna manera también el carácter efímero de la belleza.

A lo largo de la historia del arte, la margarita se ha convertido en el centro simbólico de algunos de los artistas más célebres. Van Gogh la hizo protagonista en su famoso cuadro Jarrón con margaritas y anémonas. Andy Warhol emuló su apariencia en su cuadro Flores. Auguste Renoir la inmortalizó en Flores en un florero.

En realidad, no es extraño si tenemos en cuenta el universo simbólico que hemos construido alrededor de esta planta. Las margaritas simbolizan la pureza, pero también el amor sincero y los vínculos afectivos sólidos e incondicionales. Además, son una materialización de la candidez, la sencillez y la alegría. Sin excesivos ornamentos y con un acabado minimalista que denota cierta humildad, nos retrotrae a la paz de un campo primaveral y a los sentimientos honestos que no requieren de demasiadas explicaciones.

Ir arriba