Fisopatías de los cítricos (II)

Si tenemos cítricos será necesario que las protejamos de las heladas. Para ello debemos proteger la parte aérea creando una especie de armazón de alambre cubierto con plásticos con agujeros, se puede usar tela de arpillera o una sábana en desuso.

En el caso de los frutales o arbustos en espalderas pueden ser cubiertos con un plástico, más aun cuando se prevé que la noche es muy fría durante la primavera.

El riego por aspersión es muy bueno en determinados casos, ya que permite equilibrar la pérdida de calor mediante la provisión del calor de fusión del agua que se suministra con el riego.

citricos

Usando el método de inundación del suelo se consigue que aumente la capacidad calórica del terreno y por ende su conductividad térmica.

Si se realiza una mezcla mecánica del aire frío y caliente se pone en funcionamiento aparatos que tienen grandes hélices que se encargan de mezclar el aire frío del suelo con las capas más calidad que se encuentran por encima.

Otro punto que se debe tener en cuenta a la hora de proteger y cuidar las plantas es el viento. El viento que es fuerte y racheado genera que se rompan las ramas, caída en las hojas, flores y frutos. El viento que es seco llega a marchitar a los vegetales, generando que sus hojas tengan el borde de las hojas secas. Un viento muy frío y muy seco puede llegar a quemar a la planta.

En las zonas que son muy ventosas para proteger a los árboles cítricos es necesario crear cortavientos protectores como setos, láminas de brezo, muros, etc.

Algunas zonas se caracterizan por sufrir frecuentemente tormentas con granizo, lo que puede dañar a la planta y a sus frutos, llegando a desprenderlos. El granizo puede generar la defliación y marcar las hojas, tallos, frutos. Después del granizo se aconseja pulverizar con algún fungicida para evitar la contaminación por hongos productores de podredumbres.

El tratamiento debe ser realizado antes de pasadas 24 horas del granizo, a más tardar al día siguiente. Entre los productos se pueden usar Captan, Carbendazima, Folpet, Mancozeb, Metil tiofanato, Ziram. Lo fundamental es hacerlo lo más rápido posible.

Foto | Flickr