Jardines embotellados

Si te gustan las plantas pero no tienes el lugar necesario para tenerlas en macetas y mucho menos puedes dedicar metros de tu jardín a su cultivo existe una alternativa: los jardines embotellados.

Se trata de un mini jardín que se encuentra dentro de un recipiente de cristal, una forma muy original de disfrutar de las plantas. Además, de esta manera existe la posibilidad de cultivar especies mucho más frágiles y delicadas que necesiten de un ambiente húmedo y una temperatura constante.

En los recipientes de vidrio se crea una especie de microclima idóneo para su crecimiento, con condiciones similares a las que se encuentran en un invernadero. La luz se recibe a través del vidrio sin estar expuestas a los cambios de temperatura ni las fuertes corrientes de aire que pueden causarles daños. En diferentes locales especializados encontraras muchos modelos y tamaños, pero también podrás crear el modelo que más te guste.

plantas embotelladas

Entre los diferentes recipientes puedes usar una pecera o un frasco de cristal, lo más importante es que sea transparente, evita los que tengan vidrio ahumado o de color, ya que le quitará luz a las plantas.

El tamaño del recipiente dependerá de la especie que queramos colocar, si el tamaño es grande podrás poner cinco o seis pequeñas plantitas. Ten en cuenta que la boca de la vasija debe ser lo suficientemente grande como para que puedas introducir tu mano y así manipularlas.

Si la boca del recipiente se puede cerrar te conviene abrirla periódicamente para renovar el aire y para evitar que se produzca un exceso de condensación de agua.

Más contenidos recomendados:
Jardín Zen

Para que tus plantas tengan larga vida, evitando que las raíces se pudran deberás colocar en el fondo un material que permite el drenaje adecuado, puedes colocar 5 centímetros de guijarros y carbón vegetal. Las especies que se adaptan a este tipo de cultivo son de crecimiento lento y de un tamaño pequeño.

El riego no suele ser un mayor problema, solo debes tener en cuenta hacerlo con poca frecuencia, ya que el vapor de agua se condensa en las paredes y cae en la tierra.

Foto | Flickr