Macetas espejadas: ¿cómo hacerlas de forma sencilla?

Todos los que tenemos plantas de interior en casa, por el motivo que sea, sabemos que las macetas poco a poco se vuelven parte del decorado tradicional y que con el correr del tiempo nos cuesta mucho más prestarle atención. Por eso en este caso queremos enseñarte a hacer unas sencillas macetas espejadas, con las que podrás reflejar todo aquello que hay alrededor de tus plantas de interior sin demasiadas dificultades.

¿Y cómo hago las macetas espejadas?

Primero que nada para hacer las macetas espejadas vamos a necesitar los elementos de trabajo que corresponden a esta ocasión, los cuales son más bien pocos, y aunque no es probable que los tengamos en casa podemos conseguirlos en minutos. Estamos hablando de unos espejos biselados, como así también de la pistola encoladora, que por supuesto es la que nos dejará pegar cada uno de ellos para darle la forma a las macetas espejadas.

Macetas espejadas
Decor-Obra – Flickr

Ya con los elementos a mano, lo primero que tenemos que hacer es fijarnos que los espejos biselados no tengan calcomanías o similares, algo bastante común, y quitarlas en ese caso. Luego colocamos un espejo base hacia abajo, y sostenemos los laterales, alineando los bordes, colocando el pegamento y haciendo presión por unos segundos hasta que finalmente se encastre. Luego le agregas otro poco de pegamento en torno a los bordes para que no vaya a moverse cuando ya tenga la presión de la tierra y la planta dentro.

Para que las macetas espejadas queden bien, tenemos que esperar entre paneles a que el anterior seque para luego ir con el siguiendo, y luego, cuando los tenemos todos juntos, podemos quitar el exceso de pegamento con alguna pinza para ello. Finalmente colocamos la tierra y la planta de la forma tradicional en la que lo hacemos con cualquiera otra.

¿Has podido hacer tus macetas espejadas con este sencillo tutorial?