Macetas para Bonsáis

Si eres un gran amante de los bonsáis o pretendes adquirir alguno, hoy nos encantará hablar un poco sobre el tipo de macetas que existen para estos árboles.
Recuerda que las macetas son el soporte básico para nuestros hermosos bonsáis, pero además la maceta añade cierto valor estético al mismo.
Cuando quieras seleccionar la maceta para tu ejemplar, primero deberás regirte por una serie de normas.. o pautas … por ejemplo selecciona un recipiente cerámico, deberá ser de arcilla cocida. Si están esmaltadas por fuera, mira que  su interior  no se encuentre esmaltado… pues esto ayudará a que la planta pueda traspirar.
Algo muy importante es que deberá tener algunos agujero en la base de la maceta, estos agujeros serán una forma de que la planta drene el hacia afuera el exceso de agua y así sus raíces no se pudrirán. 
Piensa en el tipo de árbol que vas a plantar o transplantar… recuerda que si es más alto que ancho la maceta deberá ser un poco más larga de dos tercios de la altura del pequeño árbol. Por el contrario si es más ancho que largo, la copa del bonsái podrá sobresalir algo menos de un tercio de la maceta. 
Por otro lado la forma de la maceta puede ser ovalada o rectangular, con bordes redondeados. Pero también podemos tener macetas redondas o hexagonales… si lo que quieres es un estilo cascada, recuerda hacerlo siempre en macetas profundas.
Pensando en el color selecciona el que más te guste.. pero si quieres algunos consejos siempre puedes utilizar colores pastel para árboles latifolios, sin esmaltar para las coníferas.. y para árboles de flor o frutales siempre podemos escoger un color que vaya con los frutos. Para árboles de hoja perenne u oscura siempre colores claros.
Ahora bien, dentro del mundo de las macetas para bonsáis.. encontramos la típica maceta japonesa.. esta es la más común de todas. 
Dispone de cuatro patas, para permitir que se airee la zona de debajo y dos agujeros para que pueda drenar el agua sobrante. Este tipo de maceta es muy buena para los cambios de temperaturas, resiste bastante al frío y las heladas. Su boca es ancha, de esta forma se hace más fácil extraer el cepellón.
La maceta china la reconoceremos porque solo suele tener un agujero para el drenaje del agua. La cerámica, de esta maceta, está bastante más trabajada y su decoración es bella y fina. Normalmente las más vistas son las de Taiwan.
La maceta coreana es de tierra roja y se encuentra esmaltada por la zona del exterior. Este tipo de maceta es la mejor en todos los sentidos, solo que a veces se hace complicada de encontrar.
Por último, la maceta europea suelen ser imitaciones de las macetas japonesas y aunque tengan buena calidad y sean bastante originales, su precio es más elevado.