Proteger el huerto del frío: diferentes opciones

Con la llegada del frío deberás proteger a tu huerto para que puedas disfrutar de todos los frutos al llegar la primavera. Existen diferentes materiales con los que puedes protegerlo, hoy nos referiremos a este interesante tema.

Materiales para proteger el huerto

Cómo proteger el huerto del frío
Fuente: Kdperico

Existen diferentes materiales que pueden ser usados para proteger el huerto, algunos son más ligeros que otros, por lo general se suelen utilizar tejidos sintéticos, aunque los naturales, como el yute no deben ser descartados por permitir el ingreso del aire, la luz y el agua sin dejar de proteger a las plantas.

Las telas o cobertores se extienden sobre los cultivos, también pueden cubrir la copa de un árbol pequeño como si fuera una funda.

Este tipo de material ayuda a incrementar la temperatura del suelo, lo que permite que el ritmo de germinación se acelere, evitando la deshidratación y ayudando en el crecimiento de las plantas.

Otra de las ventajas de este complemento es que se pueden colocar y dejar en el miso lugar durante todo el invierno sin que esto provoque un perjuicio a las diferentes especies. La tendencia es que las fibras o materiales con los que se fabrican sean biodegradables.

¿Qué son los túneles invernaderos?

Cómo proteger el huerto del frío
Fuente: Manuel

Se trata de estructuras que buscan proteger el huerto y otras plantas durante el invierno, tienen la ventaja de ser fáciles de instalar, cuentan con algunos soportes metálicos que forman un arco, el mismo se clava en el suelo, la estructura busca sostener una cubierta de PVC o film de cultivo de polietileno de baja densidad, en algunos casos el film viene perforado.

Además de cuidar las especies del frío ayudan a crear una especie de microclima que adelante y acelera el proceso de desarrollo. Los materiales de buena calidad tienen un tratamiento antirayos ultravioletas, así se prolonga su vida útil, además de proteger las plantas.

Al llegar la primavera los túneles se pueden plegar rápidamente y se pueden guardar hasta el próximo otoño o invierno ocupando poco espacio.

Modelos de invernaderos desmontables

Otro modelo que podremos tener en cuenta a la hora de proteger el huerto durante el invierno son los invernaderos desmontables. En las tiendas especializadas podrás adquirir de diferentes tamaños, calidades y modelos, las cuales se adaptarán a tus necesidades.

Las estructuras se pueden armar rápidamente directamente sobre el suelo, así se puede mantener cubiertas las plantas más delicadas, una buena manera de prolongar el período de cosecha y proteger del frío las plantas u hortalizas que se deben cultivar en el verano.

Generalmente este tipo de invernadero cuenta con una estructura de fibra de vidrio, plástico, aluminio o acero. La estructura es cubierta por PVC transparente o polietileno. Los modelos de mayor calidad cuentan con una capa de plástico que tienen aditivos térmicos para retener el calor acumulado a lo largo de las horas de sol incrementando la temperatura interior, evitando la aparición de las heladas, tan frecuentes en el invierno.

Algunos modelos son modulares, lo que permite ampliarse según sea necesario. Los tamaños más grandes tienen ventanas para que no se condense la humedad en su interior. Si, por alguna razón, es necesario aumentar la temperatura interior se puede colocar un cable calefactor, especialmente diseñado para este tipo de espacio. Es muy importante adquirir el calefactor adecuado para evitar las graves consecuencias de los accidentes.

Si la zona en conde vayas a colocar la estructura es ventosa lo ideal será que en sus uniones se coloquen tornillos y escuadras o contenedores metálicos para ofrecer una mayor resistencia.

Campanas protectoras

Las plantas más jóvenes o de menor tamaño pueden ser protegidas con campanas transparentes, las mismas se colocan sobre cada ejemplar (o sobre un grupo de ellas) apoyadas sobre la tierra. Suelen tener un orificio en su parte superior para la ventilación. Existen modelos de diversos tamaños.

Cultivos más resistentes al frío

Existen cultivos que son mucho más resistente al frío y a las heladas, en ellos no será necesario el uso de este tipo de protección. Los cultivos más resistentes son las coles, lombardas, ajo, puerro, habas, nabos, brócoli.

Las lechugas, escarola, rabanitos, zanahoria, remolacha, apio, acelga son cultivos que pueden soportar temperaturas que ronden los 5 / 6 grados, pero no las heladas. Los tomates, calabacines, berenjena, pepinos, pimientos, diferentes aromáticas, deberán ser cuidadas de las heladas, especialmente tendrán que ser resguardadas de los fríos repentinos y de las heladas tardías que se suelen dar al comienzo de la primavera.

Esperamos que los consejos que te hemos dado para elegir el mejor túnel, campana o invernadero te hayan sido de utilidad para la protección de tu huerto. Es fundamental que recuerdes ventilarlo periódicamente para evitar la condensación de la humedad, además evitarás la aparición de hongos que pueden perjudicar los cultivos. La ventilación es aconsejable hacerla los días soleados, secos y sin viento.