Recolección de hortalizas

Existen ciertas pautas que debes tener en cuenta a la hora de recolectar las hortalizas de tu huerto. La época de la recolección depende de la siembra, del clima y de la variedad. Hoy te daremos algunos ejemplos.

Recolección de tomates
La recolección de tomates se hace de manera escalonada y larga. Generalmente comienza entre 10 y 12 semanas después de la siembra. También lo podrás ir sacando a medida que lo necesites. Los expertos aconsejan recoger los tomates antes de que aparezcan las primeras heladas, especialmente si están verdes.

Recolección de hortalizas

Se pueden guardar en un almacén o habitación extendidos sobre una superficie de paja para que maduren naturalmente.

Recolección de pimientos
En este caso también se pueden recolectar estando verde, justo antes de que comience a madurar. Si se quiere recoger maduros deberán ser consumidos rápidamente o conservarlos asados. En el caso de que se vayan a emplear en un condimento se deberá dejar madurar totalmente y conservarlos en un sitio que esté seco.

Ten presente que si los recolectas cuando están verdes la planta podrá desarrollar otros en su lugar, así la cosecha aumentará. Recuerda cortar los frutos dejando un rabillo de 2 a 3 centímetros.

Recolección de la lechuga
las plantas de lechuga se deben recoger cuando tienen el cogollo algo consistente. Se considera que debe pasar dos meses antes de la cosecha, que será el tiempo antes de la subida de la flor para evitar que tome un sabor amargo. La planta deberá ser cortada por la base, al ras del suelo.

Foto | Flickr