Riego del huerto

El riego de tu huerto es una tarea que requiere de mucho cuidado y no debes dejar librada al azar para obtener buenos resultados. El riego será determinante para el desarrollo correcto de las plantas, árboles, etc.

Hoy te brindaremos algunas pautas para que tengas en cuenta a la hora de regar el huerto y como puedes sacarle el máximo rédito posible a esta acción.

Lo más común es que se riegue por surcos o que se inunde el espacio que existe entre cada caballón. El riego por goteo es la mejor alternativa para las hortalizas, es bastante usado en las huertas y evita la realización de los surcos. El riego por aspersión se usa en los huertos pero tiene la desventaja de mojar las hojas lo que puede generar la aparición de hongos.

Riego del huerto

La cantidad de agua dependerá específicamente de cada especie y de la estación del año en que te encuentres, es un aspecto que también se relaciona al estado de desarrollo de las plantas. En la época de plantación o siembra es muy importante que los 12 centímetros superficiales del suelo se encuentren húmedos pero sin llegar al encharcamiento.

Las plantas más jóvenes deben ser regadas con una mayor frecuencia para que no se resequen.

Si piensas cultivar hortalizas al aire libre en parcelas lo mejor es que las agrupes en base al agua que requieran, de esta forma te será más fácil regarlas y te asegurarás que todas reciban la cantidad de agua necesaria. Ten presente que las hortalizas son bastante sensibles tanto al exceso de agua como a la sequía.

Las consecuencias del exceso de agua pueden ser bastante graves, además sus frutos podrían perder el auténtico sabor o las raíces se terminarán pudriendo.

Foto | Flickr