Riego del césped

Normalmente la lluvia es la encargada de regar el césped, llegando a cubrir las necesidades básicas, pero puede suceder que en determinadas épocas no llueva mucho, por lo que se hace necesario regarlo. Esto suele suceder especialmente durante el verano.

Si vives en una zona donde las lluvias son abundantes no será necesario regarlo tan frecuentemente. En el caso de que es césped tenga zonas de sombras o esté protegido por el viento también necesitará menos agua que el que se encuentra continuamente expuesto al sol y en zonas secas.

En el caso de que el suelo sea arenoso será necesario regarlo más que si fuera un suelo arcilloso, que tiene la capacidad de retener agua. Los suelos arenosos son secos y solo pueden retener muy poquita agua.

cesped

Existen diferentes especies y variedades de césped que pueden consumir más agua que otras, por ejemplo, la variedad de ray grass, que necesita más riego que la Bermuda.

El riego del césped dependerá de la época del año, durante el verano se necesita un mayor consumo de agua, en invierno la cantidad será mínima.

También dependerá de la calidad de césped que queramos tener. Podemos regar más cuando queremos tener un césped más verde y menos si no nos importa tener un césped con un tono más claro.

Si el césped nuestro césped no se encuentra acostumbrado a ser regado todos los días cuando queremos cambiar esa rutina debemos comenzar a hacerlo lentamente, para que se vaya acostumbrando a recibir un mayor caudal de agua.

Cuando el riesgo se realiza frecuentemente las raíces no llegan a profundizarse ya que no tienen la necesidad de ir a buscar agua en las profundidades, los céspedes que no son regados deben desarrollar un sistema radicular más profundo y más potente.

Te daremos un ejemplo de los tiempos de riesgo en un clima templado y con un suelo que no sea ni muy arenoso ni muy arcilloso:

  • Invierno: sólo riegos de mantenimiento cada 20 días si la lluvia no llega a ser suficiente.
  • Primavera: se debe regar día por medio (un día si, otro no)
  • Verano: riego diario
  • Otoño: dos veces por semana, interrumpiendo los días de lluvia

Foto | Flickr

Compartir
Artículo anteriorTu primer huerto
Artículo siguienteCómo hacer un huerto pequeño
Mi nombre es Leticia del Pino. Disfruto mucho trabajando como editora de contenidos. Las plantas y los jardines son temas que me interesan, por eso busco compartir mis conocimientos e informacion con nuestros lectores. Mi objetivo es brindarles información que les sea interesante.