Siembra directa en el huerto (Parte III)

Un artículo más en el que hablaremos acerca de la manera correcta para llevar adelante la siembra directa en tu huerto. Recordamos la importancia de leer los artículos anteriores sobre esta temática ya que en ellos se habla de la manera de realizar una siembra escalonada, el pH del suelo y la forma de desinfectarlo antes de comenzar el trabajo.

Abona el suelo con material orgánico

Para los cultivos de huerta te aconsejamos usar fertilizantes naturales, como el mantillo, compost casero, humus de lombriz. Con esto será suficiente. Lo ideal es colocar cerca de 3 kilos por cada metro cuadrado.

Formas para obtener exito en tus cultivos

Tengamos presente que en los cultivos de tipo comercial se hace uso de fertilizantes químicos para obtener más producción, pero estos frutos son mucho menos sabrosos.

En el caso de que la tierra del cultivo no cuente con muchos nutrientes o notas que las plantas no se desarrollar en su esplendor podrás hacer un abono de cobertera cuando las plantas ya se encuentren instaladas. Preferentemente en la primavera. En este caso el fertilizante deberá aportar fósforo, potasio.

Siembra con caballones

Una manera ideal para que las plantas no se encuentren el contacto con la humedad es realizar una plantación en caballones.

Deberás preparar la tierra dejando un surco entre caballón y caballón. Desde el centro de un caballón al centro del otro deberá dejarse hasta 70 centímetros. Para guiarte podrás usar un cordel fijándolo en cada extremo.

Antes de comenzar el sembrado recuerda quitar todas las malas hierbas. Realiza un pequeño surco en medio del caballón con un bastón o con el borde de una azada. Reparte las semillas a distancias regulares a lo largo del surco, en grupos de 3 ó 4 semillas. Las semillas que son muy pequeñas se aconseja mezclarlas con arena para que la distribución sea más fácil.

Foto | Flickr